Recomendados

ll1
“Dios nos habla a través de la conciencia”

El viernes 10 de febrero, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró la Santa Misa en el Coliseo Claretiano por la clausura de la Semana de Formación para Catequistas.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima, señaló a los catequistas que el demonio existe y los exhortó a ni siquiera dialogar con él.

“No se nos ocurra pensar que entre nosotros fabricamos la Iglesia. La Iglesia la hace Él, Jesús. Pero viendo las palabras de la Escritura de hoy vemos como Jesús nos enseña.  Primero de todo: el demonio. La serpiente es astuta, no es tonta, es astuto, te engaña fácilmente (…) ¿Qué es lo primero que hace el demonio? Miente. Pero, cuál fue el error de esta mujer y el error que cometemos todos: dialogó, entro en dialogo con el demonio. El demonio es astuto, te engaña , te invita para que dialogues, para que te intereses”.

También les refirió que la conciencia es ese lugar donde Dios les habla para que hagan lo correcto, y les recordó que así como existe eternidad también existe el infierno para aquellos que no sigan a Dios.

“Hoy uno piensa que puede hacer lo que se le da la gana. Y ustedes que hacen catequesis, hay que ayudar a la gente a que forme su conciencia. La conciencia es un rincón que dentro de tu alma lo ha alquilado Dios: “Déjame ese rincón”, y dentro de tu razón y de tu pensamiento hay un rincón en donde Dios te despierta y te dice: “Esto está mal, porque soy yo Dios que te quiere educar y lo que estás haciendo está mal”, pero ¿quién le dice hoy a alguien esto está mal? Te repiten que eso depende de uno o que como uno es muy conservador son mis ideas. Bueno ya llegara un infierno un poco más caluroso. Vale la pena recordar que Dios ha prometido esa felicidad eterna y el castigo eterno. No todos se salvan, tenemos que luchar y por eso esa conciencia hay que tenerla bien formada”.

Por último, les habló del pecado de la carne que es cuando se usa el sexo para fines que no son los indicados por Dios.

“Hay una cosa que se llama la concupiscencia, una palabra un poco complicada. Es una inclinación a abusar de ese impulso limpio del sexo. Hay que hablar del sexo. Hay uno impulsos puestos por Dios en el hombre y en la mujer, no en el género, género humano, el sexo es masculino y femenino. Hay un impulso sexual que atrae a toda mujer y a todos los hombres y ese desorden hay que luchar, hay que esforzarse. No es una cosa que no pueda, hay que rezar, hay que cuidar lo que uno ve, los ojos, lo que uno piensa, lo que uno imagina”.

Concelebraron las Santa Misa Monseñor David Martinez, Obispo Vicario Apostólico Coadjuctor de Puerto Maldonado y sacerdotes de la arquidiócesis.