Recomendados

ll1
“Trabajemos todos por el bien del país”

En el programa Diálogo de Fe del sábado 11 de febrero, el cardenal Juan Luis Cipriani comenzó el programa hablando sobre la Virgen de Lourdes que un día como hoy se apareció a Bernadette Soubirous.

El Arzobispo de Lima señaló que la Virgen de Lourdes acompaña muy de cerca a los enfermos y que delante de Dios la enfermedad no es un castigo.

“Muy unido el tema de esta aparición de la Virgen de Lourdes, lo que claramente nos pide siempre ella cuando viene es: “Mi hijo quiere ayudar, mi hijo Jesús está esperándolos para poder ayudarlos”. Y en el caso de la Virgen de Lourdes hay algo muy especial que se une a la jornada por los enfermos. Por qué siempre uno cuando ve la enfermedad viene la pregunta: ¿qué mal ha hecho para que este enfermo?, ¿por qué lo castigan? Y justamente delante de Dios la enfermedad no es un castigo, es un estado de la vida en la que uno sufre una falta de salud, pero no es un castigo por cual o tal motivo. Hay enfermedades del cuerpo y enfermedades del alma”.

También indicó a los oyentes que todas las personas siempre padecen una enfermedad física o del alma y es bueno reconocerse como pecadores.

“También nos habla la Virgen de una pobreza: No se llenen de tantos caprichos, vivan una vida más austera. Y a los que tienen una situación de pobreza y de carencia la Virgen les dice que para ustedes ella es el mejor regalo. Creo yo que esta jornada de los enfermos tiene que ser una jornada que a todos nos ayude a hacer un buen examen. Todos tenemos alguna enfermedad  física o moral. Los corruptos no. Los corruptos son los que están llenos de enfermedades pero ellos están muy bien, no aceptan nada, no les pasa nada. Y los sínicos tampoco. Los sínicos dicen: “felizmente conmigo no es”, y las cosas pasan de largo. Hay que tener la humildad para decir: Señor yo me reconozco enfermo”.

“Nada está perdido hasta el último momento”

El cardenal Juan Luis también expresó su malestar sobre la situación de corrupción que vive el país y exhortó a no generar un colectivo de odio y destrucción a pesar de la coyuntura que se atraviesa.

“La justicia humana tiene otro modo de actuar que la justicia divina. Pienso yo que cuando hay esta especie de colectivo de que hay que destruirlo todo, de que nada tiene arreglo. Oye, ¿desde qué balcón me hablas?, ¿tú eres Dios? Mira un poco tu corazón, respetemos las cosas y castiguemos como se dice con toda la fuerza de la ley. Pero lo que no puede haber es un espíritu colectivo enfermo, vengativo, odioso y destructivo. Ya conocemos esa enfermedad, ya conocemos quienes son los moralistas que luego resultan que eran peores”.

Asimismo, habló sobre la esperanza cristiana y que esta se mide por lo que hay en el fondo del corazón.

“En la esperanza cristiana lo que hay es un más allá. Nosotros en la fe católica sabemos que al final está el cielo y el infierno, y sabemos que toda verdad se conoce plenamente delante de Dios. Entonces la esperanza cristiana se asoma a la misericordia de Dios, a la muerte de Cristo en la cruz y a ese premio eterno. Nada está perdido hasta el último momento porque ese Dios misericordioso en el lecho de muerte te perdona. Entonces, la esperanza cristiana no se mide por el dinero ni por los medios de comunicación, o por el poder que tienes, por la imagen o aprobación que te da un rating. Sino que se mide por el fondo de tu corazón”.

“Que haya deseo de querer mejorar”

En otro momento, el Cardenal señaló que se debe condenar todo acto de corrupción pero insistió en que no se debe hacer un circo de la situación por el bien del país.

 “Yo creo que el país está en unas circunstancias que nos llama a todos: pon lo mejor de tu parte. No te digo yo que no castigues el daño, no. Pero no hagas un linchamiento como si fuera un circo. Que haya un verdadero deseo de querer mejorar. Vamos a buscar los medios para querer mejorar pero no para hundir, malograr, envenenar y contagiar a todos. Eso se ve por el lenguaje que se usa, por el modo en que se afrontan las cosas. Entonces pienso yo que es el momento de condenar con fuerza esta corrupción apoteósica y brutal que invade el país”.

Por último, comentó sobre las últimas noticias acerca de Fernando Figari expuestas desde Roma.

“Lo que puedo decir y lo dije aquí ya hace mucho tiempo es que condeno con toda mi fuerza y convicción el abuso contra cualquier niño y contra cualquier persona en nombre de una fe y en nombre de una autoridad. Esto es un largo recorrido, lamentablemente está haciendo una daño enorme a la Iglesia. Ahora ha salido este documento de Roma, que por cierto aclara como desde el 2011 la Iglesia de Lima había entregado la información (…) Pero al mismo tiempo esa misma noticia, habla de que queda unas cosas pendientes, que es la entrega a la fiscalía, cómo voy a mandarme yo una opinión de lo que va a pasar en el futuro”.

“Lamentablemente sigue todavía el panorama, pero no lo convirtamos como estoy viendo por ahí en un tema político para ver como maltratamos más a la Iglesia. La Iglesia sigue defendiendo la vida, la integridad de los niños, la absoluta transparencia en las cosas. La Iglesia sigue defendiendo y va a defender la vida en una marcha multitudinaria, la Iglesia defiende el matrimonio entre un hombre y una mujer (…)”.