Recomendados

ll1
“Busquemos esa cultura del encuentro en nuestro país”

“El Rosario, que tanto le gusta a la Virgen, es ese modo tan bonito de decirle a nuestra madre: Míranos con compasión, ayúdanos a hacer grande este país”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani en el rezo de “Un Rosario por el Perú”, en el atrio de la Basílica Catedral de Lima, el domingo 9 de abril, Domingo de Ramos.

Ante miles de personas reunidas en la Plaza de Armas de Lima, el Cardenal Juan Luis se refirió a la cultura del encuentro de la cual nos habla el Papa Francisco.

“La Iglesia quiere cada día más seguir lo que el Papa nos enseña, esa cultura del encuentro. Ir al encuentro de Dios, ir al encuentro de su madre Santísima, ir al encuentro de nuestros hermanos que hoy sufren dificultades y problemas que ha generado el clima y de tantos hermanos que también pueden estar en estos momentos enfermos, abandonados”.

“Esa cultura del encuentro es todo lo contrario de la cultura del odio, que hay que desterrar de nuestra patria; hay que querernos, comprendernos, saber que somos diferentes, pero que el amor de Dios en la cruz ilumina todos los corazones”.

Familia y juventud

Animó a que en este Rosario pidamos a nuestra Madre Santísima que ayude a nuestro país a mejorar y superar las dificultades, dedicando mayor importancia a la familia y a la juventud.

“Nuestra plegaria permanente por la familia, ese santuario, en que el esposo y la esposa, hombre y mujer, se unen para siempre, para educar a sus hijos, para hacer de esa escuela de la fe un mejor lugar”.

“Y también a la juventud, la juventud que recibe en sus manos esta enorme responsabilidad, hagan del Perú un lugar de paz, un lugar de fe católica. Ustedes jóvenes, construyan –como decía el Papa Juan Pablo II- esa civilización del amor. Jóvenes, a ustedes les toca recibir lo que les entregaron sus padres y abuelos, y transmitirlo”.

Desterremos la violencia de nuestras vidas

Se refirió también a los recientes ataques a iglesias en Egipto y de todos los que sufren por la violencia en diversas partes del mundo. “Queremos elevar el corazón a Dios porque en estos días, hoy mismo, se ve esta violencia en la que hemos visto que ha habido un atentado en Egipto, tierra que pronto visitará el papa Francisco, una violencia contra Iglesias que solo buscan la paz y el bienestar”.

“Busquemos esa cultura del encuentro, desterremos discusiones y peleas. Nos unimos a nuestros hermanos de ese atentado absurdo que han fallecido, de esos pueblos que por la violencia y la injusticia padecen momentos difíciles”.

Un Rosario por el Perú

Finalmente, envió un saludo a todos los que celebran la Semana Santa en diversas partes de nuestro país, para que vivan un tiempo de cercanía y siempre viviendo las tradiciones que nos identifican como país.

“Son tantos momentos en todo el Perú. Desde aquí saludamos a nuestros hermanos obispos, a todo el pueblo cristiano que en todos los rincones hoy ha celebrado este Domingo de Ramos”.

“Hermanos, terminemos nuestro encuentro con la bendición de Dios y con la alegría de haber estado tan unidos sintiendo el amor de Jesús, de María y de José. No olvidemos que estamos celebrando los 400 años de la muerte de Santa Rosa de Lima, la primera santa de Lima, cuántas Rosas de Lima habrá acá, cuántos San Martín de Porres, cuántos San Juan Macías, cuántos Santo Toribio de Mogrovejo. Que nos demos cuenta que esa santidad está a la mano de todos nosotros”.

Acompañaron al Cardenal Juan Luis, los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi y Monseñor Raúl Chau.

En el rezo del Santo Rosario participaron delegaciones parroquiales, movimientos, hermandades. Y el orden en el perímetro del atrio de la Catedral estuvo a cargo de un grupo de jóvenes voluntarios de Cáritas Lima.

Un Rosario por el Perú