Recomendados

ll1
“Jóvenes, que nadie les quite la libertad de buscar a Cristo vivo”

“Hoy la Catedral se viste con mucho gozo con la presencia de Jesús resucitado”, fueron las palabras de inicio de la homilía del Cardenal Juan Luis Cipriani en la Santa Misa de Pascua de Resurrección que presidió en la Basílica Catedral de Lima.

Pascua de Resurrección

Afirmó que no somos una religión que recuerda una historia y que va a oscuras frente a los problemas que encuentra, que somos parte de una Iglesia que nos ofrece el propósito de que en nuestra alma siempre tendremos a Cristo vivo, que está con nosotros.

“Hoy, ese Jesús que ha resucitado te pide con toda humildad: “¿Me dejas entrar, me dejas vivir en tu vida?” No tengas miedo, dile que sí; sí quiero, Señor, vivir esa vida tuya; porque Tú vives, porque Tú has vencido el mal y la muerte, porque tu reino no es de este mundo”.

Animó a los fieles a aspirar en todo momento de nuestras vidas a esos bienes de arriba y no a los de la tierra. “En estos tiempos tenemos que darnos cuenta que nos hemos dejado invadir por los bienes de la tierra; por eso vivimos agobiados; por eso vivimos muchas veces enfrentados. Piensa un poco que este resucitar de Cristo te lleva a mirar con más frecuencia a Jesús. Y tú me dirás Pero dónde lo encuentro, ¿cómo llego a Él? Te lo digo de una manera muy inmediata: Los sacramentos. También me dice la Iglesia: Búscalo en la oración, en la oración con Cristo que vive”.

Jóvenes, reciban a Cristo vivo

El Arzobispo de Lima se dirigió a los jóvenes, a quienes exhortó a recibir a ese Cristo vivo con alegría y a recibir este tesoro que hemos heredado de los apóstoles y que de generación en generación, miles de hermanos nuestros y hermanas nuestras, nos han ido transmitiendo.

“Jóvenes, que nadie les quite esa libertad de buscar a Cristo, que nadie los lleve por un camino en el que no se va a ningún lado. Asegúrate que tu camino en tu familia, en el estudio, en el trabajo, tiene una misión de amar a Dios, de amar al prójimo, de estudiar, de querer a tus padres, de defender la vida, de ayudar y visitar a los enfermos, de estar con la gente anciana”.

“Juventud, reciban a ese Cristo vivo, llévenlo, hablen de Él, cántenle, entréguense. Estos días pasados que tuvimos en todo el país días de preocupación, de ver cómo la inclemencia del tiempo barría por todas partes. ¿Y qué surgió? Surgió un pueblo cristiano, católico, que se une para ayudar al que pasa un mal momento; surgieron jóvenes que voluntariamente se movilizaron para llevar un algo, surgieron en todas las parroquias del Perú y de Lima, surgieron miles que trajeron de su casa algo. Ahí está Cristo que quiere vivir con nosotros, desde la ayuda al prójimo, desde la oración, desde la alegría. Por eso hoy empieza para todos una nueva etapa”.

Dijo también que Dios nos pide que seamos plenamente nosotros mismos, sin abatimientos ni soberbias. “Sé tú, libre, alegre, buen padre, buena madre, buen abuelo, buen hijo, buen gobernante, buen deportista; jóvenes, ancianos, sacerdotes, religiosas, todos, seamos responsables, no vayamos a rastras, caminemos con gozo porque Cristo vive”.

Pascua de Resurrección

María nos lleva a Jesús

Se refirió también a la Santísima Virgen María, quien es la madre que nos reúne hoy a nosotros para decirnos que tengamos fe que su hijo nos prometió venir y quedarse, ella se convierte en el primer consuelo y en la primera piedra de la Iglesia Católica.

“María Santísima, la Virgen de la Alegría, la Virgen de la Esperanza, ella te pide un rincón, porque te dice con mucha franqueza: “Tú sabes que Jesús siempre iba conmigo, si hoy está vivo Él, también estoy yo a su lado”. No separemos nunca a María de Jesús. Más aún, María me lleva a Jesús, María construye esa Iglesia Católica. Por eso a ella le pedimos de manera especial por la familia: Madre mía, que la familia permanezca unida”.

Finalmente, envió un saludo de Pascua: “A todos, con gran cariño y en nombre de ese Jesús resucitado, les deseo que esa Pascua, ese paso del Señor por sus hogares, por los enfermos, por la gente abandonada, por quienes perdieron su casa en estas semanas, por todos los que están en ese lecho a veces de muerte; Jesús pasa por ahí, llena de alegría los hogares, llena de paz y de fe a toda la familia peruana”.

Concelebraron los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi, OFM, y Monseñor Raúl Chau; así como el padre Jorge López, rector del Seminario de Santo Toribio de Mogrovejo y el padre Paulo Piérola.

En la Santa Misa estuvieron presentes las imágenes del Señor Resucitado, Nuestra Señora de la Alegría, Santa María Magdalena y San Juan Evangelista.

Pascua de Resurrección