Recomendados

ll1
Donde está el amor, está la felicidad

Durante su homilía en la Misa del XXII domingo del tiempo ordinario, el Cardenal Juan Luis Cipriani expresó que todos tenemos en el fondo del corazón el deseo de ser felices, pero que no debemos confundirnos con la oferta de felicidad que el mundo de hoy nos presenta con engaños.

030917b_XXIImisa_dominical_catedral

“Todos queremos la felicidad. El problema está en qué es la felicidad, dónde está la felicidad, cómo se alcanza la felicidad. Y esos caminos tan variados que nos ofrece el mundo de hoy, que muchas veces nos engaña, ofrece una felicidad para el cuerpo, pero la muerte del alma. Te da cosas materiales, placeres sexuales; pero te da un alma triste, egoísta, violenta, falsa. Esa es la oferta que el mundo en estos tiempos nos está dando”.

“De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero si arruina su vida. (Jesús dice) «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a ese placer, a ese dinero, a ese buscar el poder, a ese egoísmo». Que se pierda. No quiero ser egoísta, ni mentiroso, ni soberbio; ni estar buscando el placer de los ojos, de la vista, de la imaginación. Hay que perder la vida y decirle a Jesús Escojo tu camino”.

Animó también a que le pidamos al Señor su ayuda para discernir y darnos cuenta cuál es el camino que Dios quiere para nosotros.

“Piensa un poco en qué camino estás. En el camino de Dios; o en el camino de la diversión fácil: placer, dinero, dormir, comer. El mundo de hoy te ofrece el camino fácil y millones caminan por él. Se apartan de Dios. Sigue el camino de Jesucristo. Hay que ir enseñándole al cuerpo que está sujeto al alma. Esta es la gran enseñanza: el verdadero amor, el verdadero sacrificio. El camino lo dirige la Cruz”.

“Acabamos de celebrar la Fiesta de Santa Rosa de Lima, 400 años de su muerte. Y qué decía Santa Rosa de Lima: «La única escalera que lleva al cielo, es la cruz». Hermanos, qué bonito mensaje, este domingo, de la Sagrada Escritura. Pongámoslo en práctica”.

030917c_XXIImisa_dominical_catedral