Recomendados

ll1
Preguntemos siempre a Jesús qué quiere de nosotros

“Atrévete a preguntarle, a lo largo del día, de tu vida, que quieres de mí. La vida no es una tómbola, en la que cada uno tiene suerte o no, la vida está en nuestras manos, si quieres pregúntale a Dios: ¿Para qué me has traído al mundo señor? San Francisco de Asís, por ejemplo, vino al mundo para hacer una gran reforma en la Iglesia”. Con estas palabras el Cardenal Juan Luis Cipriani, se dirigió a los alumnos, profesores e invitados a la Misa por los 50 años de fundación del Colegio San Francisco de Borja.

“Que estos tiempos estén llenos de la fe, de verdad, con mucho cariño, les felicito a los padres, a los profesores, a todos los ex alumnos, a todas las religiosas, a todos los que trabajaron aquí que desde el cielo o de la otras vida o que estén por las calles, su formación la recibieron acá. Recemos mucho por tanta gente que empezó el colegio, lo continuo y ahora ustedes pueden disfrutarlo”.

041017b_50aniversario_colegio_san_francisco_borja

¿Qué quiere Dios de mí?

En otro momento poniendo de ejemplo la vida de San Francisco de Asís, el Arzobispo de Lima invitó a los fieles a que se pregunten siempre qué es lo que quiere Dios en cada una de sus vidas.

“Dios sabe y es muy bueno y te puede indicar cuál es tu camino, en el matrimonio, en la entrega a Dios, en el trabajo, en la carrera que tú quieras, en el deporte, Él te ayuda a que tu vida sea una vida feliz; pero si tu estas distraído en que quiero un carro, quiero plata, quiero diversión, el Señor dice: Este chico o esta chica no me oye, no quiere escucharme, ojala que hoy en esta fiesta [aniversario del Colegio San Francisco de Borja] podamos todos hacer un propósito: voy a preguntarle con más frecuencia a Jesús que quiere de mí confiando en que me va responder”.

El Papel de los padres de familia

Más adelante el cardenal recordó el gran papel que tienen los padres de familia en la formación de sus hijos e invitó a los alumnos a respetar a sus papás.

“El mundo no empezó con ustedes, ya éramos niños, jóvenes, malcriados, deportistas, ya todos hemos pasado por ahí. Ustedes no han empezado la vida, por eso respeten a sus padres, respeten a sus profesores, respeten la iglesia que los ha acogido en la fe. Ha habido millones y millones que ya vivieron, que le preguntaron a Jesús que querían de ellos, y fueron felices y ayudaron a mucha gente”.

Mándale un WhatsApp a Jesús

Finalmente pidió a los jóvenes reunidos a que busquen a Jesús en sus quehaceres diarios y a que aprendan a utilizar con prudencia los celulares.

“El celular, es una técnica que se ha descubierto muy buena pero el celular no ama, el celular no perdona, el celular no es amigo, el celular es una matraca que sirve para comunicarse más. Yo le digo a los chicos y a los chicas: El demonio se ha metido ahí, aprendan a usar de manera decente el celular, y más bien les digo: Cada día cuando te levantas ponle un WhatsApp a Jesús y pregúntale: ¿Qué quieres de mi?, y al final del día le digas: ¿Estás contento Jesús? Ya tú veras, Él no te va mandar un WhatsApp o muñequitos, Él a lo largo del día te va decir qué quiere de ti y cuando llegues a la noche y le preguntes si está contento contigo, tu conciencia dirá Debo pedir perdón, me acuesto tranquilo, cómo ha ido el día”.

Estuvieron presentes en la Santa Misa el padre Manuel Lupi, Vice moderador general y antiguo colaborador del colegio; Máximo Mesía, director de la misión peruana de la Congregación de los padres de la Preciosísima Sangre; el promotor y la directora del centro educativo.