Recomendados

ll1
“La humanidad reclama silencio”

El domingo 05 de noviembre, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú presidió la Misa por los 50 años de la Parroquia San José de la Colonia Alemana ubicada en el distrito de Miraflores.

“Lima tuvo esa grandeza, hace 50 años, de acoger a toda la colonia alemana para que pudiera vivir su fe, en un ambiente, en una música, en un modo que le resulte familiar. En este pequeño rincón han podido encontrar ese clima para vivir la fe en este país que los acoge”, reflexionó durante su homilía.

051117b_50anios_parroquia_san_jose_alemanes

Seamos católicos siempre

En otro momento, el Cardenal Juan Luis, tomando el ejemplo de San José, pidió a la colonia alemana a defender siempre su ser católico.

“San José fue un hombre humilde y la humildad debemos entenderla como respetar cada uno quién es. Soy un padre de familia, soy un abuelo, soy un sacerdote, soy un ciudadano de este país, soy un estudiante, soy un católico. La identidad propia, cosa que hoy en el mundo se discute y se ataca, el que tengas identidad católica parece que podría ser fastidio para los que no son católicos. Eso es falso, mientras respetamos nosotros a los que no son católicos. Pero no nos pidan que dejemos de ser católicos para poder estar unidos, esa es una falacia”.

También afirmó que en la vida es muy importante los momentos de silencio con Dios para poder comunicarnos con Él.

“Cuánta falta nos hace unos momentos de silencio. En el silencio adquiere cada situación el lugar que le corresponde: un problema familiar, un acto de amor, un acto de perdón, una alegría. No perdamos esa dimensión humana que Dios nos ha regalado, no perdamos la riqueza de ser humanos; y esa humanidad reclama silencio. Si no hay silencio, no hay oración, no hay comunicación con Dios, no se eleva el espíritu porque se encuentra a veces invadido; entonces lo mejor que tenemos no crece”.

051117c_50anios_parroquia_san_jose_alemanes

No le quiten a Dios el espacio que merece

Finalmente, saludó al coro de la parroquia que con sus canciones cautivó a todos los fieles y pidió a todos los presentes a que siempre le den a Dios el espacio que merece.

“Solo agradecerles, encomendarlos; rezar especialmente por Alemania, por las vocaciones sacerdotales y religiosas en Alemania, para que Dios tenga en ese pueblo alemán un espacio. No le quiten a Dios el espacio que merece. Está muy bien que la Iglesia quiera ayudar a resolver problemas, pero su principal problema es que la Iglesia no olvide quién es: el cuerpo de Cristo. Mi cabeza es Cristo, yo soy creado para ser hijo de Dios en Cristo, mi Padre Dios es todo y por lo tanto es necesario para que yo sea quien soy adorar a mi Padre, imitar a Jesucristo y llevar eso a los demás”.

“No dejemos que un activismo que todo lo discute y que todo lo que quiere arreglar pueda oscurecer el momento central de la vida de la Iglesia: la Santa Misa, en donde Jesús vuelve a entregar su cuerpo y su sangre a Dios; y nosotros nos unimos a ese sacrificio para resucitar. Nuestra madre, ella es la mejor maestra, ella es la mejor consoladora. María siempre está buscándonos para traernos donde está su hijo”.

Estuvieron presentes en la Santa Misa, Monseñor Peter Lang, director de la Secretaría Católica Alemana en el Extranjero; el párroco y sacerdotes invitados.

051117d_50anios_parroquia_san_jose_alemanes