Recomendados

ll1
Diálogo de Fe: “El pueblo peruano tiene una fuerza de fe católica impresionante”

Diálogo de Fe
Sábado 11 de noviembre de 2017

Miguel Humberto Aguirre: Tengan todos ustedes muy buenos días. Siempre usamos medidas protocolares para iniciar el programa, yo quiero salirme un poco del libreto; tiene un cardenal tiempo para ocuparse de las cosas que pasan durante la semana? Por ejemplo usted en el caso de Perú, esta semana hemos tenido fútbol, hemos tenido mensaje, hemos escuchado al Papa en una advertencia importantísima, y la misma visita del Papa entre nosotros. Y además usted debe tener confesiones, confirmaciones, matrimonios. ¿Le alcanza el tiempo para eso?

Cardenal Juan Luis Cipriani: Buenos días tengan todos. El día es muy apretado. No tanto en estar de un lado para el otro, sino en ver con esos ojos que Dios me da la realidad, para decir Cómo hago yo para conocer lo que está pasando de una manera más o menos correcta, meditarlo en presencia de Dios para que no me lleve el huayco. Se suma el fútbol, se suma el problema político, se suma un escándalo, y te lleva un poco la corriente a perder un poco la dimensión. Lo importante que tenemos que plantearnos siempre es ¿qué quiere Jesús de nosotros hoy? Que quiere de ti como cardenal, o que quiere de ti como periodista, ¿Qué quiere Jesús? ¿Cómo podemos hacer para ayudar a esas millones de personas? Ahí es donde viene un poco el qué le digo. Por donde vamos? Ahí viene la respuesta: Tú no los lleves, deja que Jesús los lleve a través tuyo. Mi gran desafío es que tengo que estar en sintonía con Dios, tengo que sintonizar con el corazón de Jesús, con la visión que tiene Jesús. Una ayuda muy grande es conocer lo que el Santo Padre Francisco nos dice constantemente. Y también en tu oración personal cuando delante de Dios le dices ¿Qué pasa con la juventud? Él tal vez dice No, con la juventud no pasa nada, pasa con los mayores, la juventud está siendo descuidada. Me puede dar como una iluminación una ayuda ¿Qué pasa con los matrimonios? Hay que ayudarlos más, porque tienen más desafíos. Y viene la gran pregunta. ¿Y qué pasa con esta corrupción? que parece que invade todo, que lleva a la gente al desánimo. ¿Qué pasa con los políticos? Llega un momento que unos se plantea estas preguntas, pero tiene que saber responder porque en el fondo yo no soy un aparato que tiene siempre la verdad. Que solo sabe el bien, yo no soy un hombre que tiene que estar dando sermones a los demás, pero sí, al no tener interés personal en una serie de temas, tengo una cierta distancia que me permite ser más directo, cosa que a veces puede molestar. Sí puedo un poco ver desde una visión de Dios y decir Realmente todo este tema de la corrupción está extendiéndose mucho, estamos jugando a las escondidas, está aquí, esta allá, con una falta de respeto al pueblo muy grande de todos, unos se apropian del pueblo, otros ni hablan del pueblo, otros se convierten en los representantes del pueblo. La gente que está a pie está un poco confundida porque cada día leen, cuando leen, porque empiezan a no leer, y leen que hay un corrupto, que hay un ministro, que hay un congreso, que eran personajes importantes, y luego no pasa nada, pasan meses y meses y no pasa nada.

El Papa sí es bastante concreto cuando está insistiendo que la corrupción es un cáncer. “Al corrupto -siempre dice el Papa- como a todo pecador, se procura convertir, se procura hacerlo cambiar, pero no una finta sino un verdadero cambio. La corrupción no tiene el espacio en la vida de un país”. Cuando esa corrupción se extiende demasiado como que la gente empieza a desconfiar. Mi tarea como obispo es fortalecer esa confianza, pero no la confianza en un político o en una institución. Levanta tu mirada a Dios. No tengas miedo. Dios sí está contigo, Él te ayudará a saber actuar de una manera más clara. No dejes que el pesimismo invada la vida.

Miguel Humberto Aguirre: ¿Ayer se acostó tarde o temprano?

Cardenal Juan Luis Cipriani: Tarde, lamentablemente.

Miguel Humberto Aguirre: ¿Y hay pesimismo sobre lo que vio anoche hasta tan tarde?

Cardenal Juan Luis Cipriani: Pesimismo no, porque honradamente el otro equipo es malo, hay que decirlo claro. Yo creo que el Perú puede jugar mucho mejor y va a jugar mejor. En el fondo tenemos la clasificación en nuestro país. Nunca es fácil, porque son partidos que definen. Estimo que acá habrá un buen resultado.

Miguel Humberto Aguirre: ¿Qué no le gustó de anoche de nuestro equipo?

Cardenal Juan Luis Cipriani: Me parece que les faltó una buena guapeada para que se sacudan los temores, la indecisión. Hay muchos jugadores que pueden dar mucho mas, y que estaban como sin electricidad, por llamarlo de alguna manera. Les faltaba esa resolución, mira en 60 o 70 minutos había un tiro al arco, no puede ser. Eso, no hay ninguna duda, que va a cambiar. El profesor Gareca creo que ya ha estudiado bien, y va a tener a ajustar las piezas, no sé si esa delantera tiene asegurado su puesto para el partido aquí en lima. Yo sí confío porque el equipo no ha dado señales de ninguna cualidad, correlones, grandotes, pero nada más. Me hubiera gustado venir un 2-0, como a todos. Pongamos buena cara, el miércoles lo definimos acá. Yo creo que el Perú clasificará.

Miguel Humberto Aguirre: Un minuto y volvemos.


(Mensaje del Papa)

Miguel Humberto Aguirre: ¿Qué le pareció lo que él nos ha dicho?

Cardenal Juan Luis Cipriani: El Papa en Colombia se reunió con la directiva del CELAM, que son una representación de los obispo de Latinoamérica. Una de las cosas que dijo es que la Iglesia debe estar en un estado permanente de misión. Explicó que hay que salir con Jesús, porque Jesús si tú lo llevas mientras camina, encuentra. Cuando encuentra, Jesús se acerca. Y cuando se acerca, habla. Y cuando habla, toca el alma con el poder de Dios; y cuando toca, cura y salva. Qué bonito panorama. Primero les está diciéndole a todos los obispos de la iglesia y Latinoamérica, No perdamos a Jesús. ¿Qué es lo que quiere la Iglesia hoy en Latinoamérica? Primero, que estemos con Jesús. Y Jesús esta como lo ha dicho el Papa, en la eucaristía, en la lectura de la palabra de Dios, en el silencio de un rato de meditación. Es necesario esos minutos importantísimos para que se encienda la presencia de Jesús en tu vida. Sí dice Hay que salir a caminar. Porque cuando caminamos con Jesús encontraremos al enfermo, al niño, al matrimonio, al hombre que no tiene trabajo. Y cuando encuentra las dificultades, Jesús no pasa de largo, se acerca. Cuando se acerca, Jesús habla. Pero quién está hablando: El laico, el sacerdote, la religiosa, el obispo. Cuando habla dice Entra en tu vida y con su poder, porque ahí si te acuerdas que decían: este habla con autoridad, no la autoridad mía, del periodista, o del político; sino la autoridad de Jesús, y cuando entra a tu vida, cura, salva.

Ese proceso no se puede hacer en un escritorio. Ese proceso se tiene que hacer, t pongo un ejemplo: Ayer estaba en una confirmación, hoy me voy a otra confirmación, por la noche a un matrimonio, el otro día estuve en una iglesia del centro de Lima, Lo que estamos todo el tiempo es llevando a Jesús. Para encontrarte con 100, 200, o 500. Por ejemplo, tenemos 30 mil de la Guardia del Papa que el sábado 18 van a tener un encuentro a las 3 de la tarde. ¿Para qué? Para hablarles, a ponerlos en contacto con Jesús y escucharlos. Esto supone trabajo, cansancio, esfuerzo, como todos. Esa fue una de las grandes peticiones que hizo el Papa.

Y una segunda muy bonita. Nos dice a nosotros Hay que conocer el corazón del pueblo latinoamericano. Porque dice él que ese corazón es una reserva moral. El corazón de nuestra gente tiene un rostro mestizo. No es que sea: hispánico, indígena, afroamericano, es mestizo, es latinoamericano, ¿Cuál es la huella? La Virgen de Guadalupe, el Señor de los Milagros. Esa es la huella que Dios ha querido poner en el alma del pueblo latinoamericano. ¿Qué tenemos que hacer nosotros? Conéctate con esa alma de ese pueblo que cree, de ese pueblo que te espera. Y te espera con ese idioma, la procesión, unos cantos, unas mantillas o unas grandes peregrinaciones. Ese pueblo tiene aquí en Latinoamérica una gran huella. Tenemos Motupe, tenemos al Señor de los Milagros, tenemos la Virgen de Chapi, tenemos la Virgen del Carmen en Paita, tenemos muchas cruces en la zona del Cusco. Hay una cantidad de expresiones. Así ha querido que se manifieste en nuestro pueblo. No somos una Iglesia de escritorio, somos una Iglesia del pueblo, una Iglesia del campo. Vamos con Jesús a atender ese dolor, ese perdón, ese sacramento de la confirmación, esa unción de enfermos; vamos a tocar el alma con las manos de Jesús. Eso es lo que se llama la religiosidad popular. El Papa nos dijo Con Jesús al alma de tu pueblo, que tu pueblo te está esperando.

Miguel Humberto Aguirre: la gente que conversa comúnmente con usted, los de arriba, los de abajo, los del centro, porque a usted se le acercan todo el mundo, le pregunto: ¿está preocupada por la visita del Papa?

Cardenal Juan Luis Cipriani: La gente está entusiasmada con una esperanza mucho mayor que la que nosotros podemos entender. Por ejemplo cuando se abre este concurso de las canciones, 381 canciones, en las que grupos se han reunido, han practicado, han grabado, han enviado su canción. Y los 22 semifinalistas el 18 de noviembre en el parque de las Aguas tendrán su encuentro. Cuando pides voluntarios y aparecen 30 mil, 40 mil. Cuando pides una Misa; y más bien están preocupados que no sean 2 millones, hay que achicarla. El Perú entero espera al Papa, ya verán las calles.

Miguel Humberto Aguirre: Hoy me encontré con unos muchachos y me dijeron, usted va a ir mañana, que tenemos una reunión en el seminario, y le dije si, y me dijo no mañana vamos a cantar en el mercado, mire y estos chicos van a estar cantando anunciando la venida del Papa, pienso que es algo importantísimo también.

Cardenal Juan Luis Cipriani: Hay una cosa importante. Se está dando un gran cambio y la juventud está tomando caminos que no conocemos. Entonces hay que acompañarlos, no hay que asustarse, hay que arriesgar. Lo que hay constante es Jesús, la palabra de Dios, los sacramentos. Hay que tener la certeza que esa juventud está abriendo nuevas puertas, quiere participar. Estos cantos en el mercado, estos concursos, esta Guardia del Papa. Hay como un latir de ese pueblo joven que realmente no es nuestro estilo, yo no me puedo fintar de joven, pero sí tengo que Respétalos, acógelos, ayúdalos, acompáñalos y aprende. Ahí estamos. Yo creo que el Papa nos está ayudando a todos a darnos cuenta que hay una fuerza muy grande en el alma del pueblo peruano que busca liberarse. No la encaucemos ni la engañemos a lo político, no es ese el camino. No la engañemos para tratar el poder, el dinero, no. No hay que adormecer a la juventud, hay que mostrarles ideales bonitos. Busca a Jesús en tu enamorada, en tus padres, en tu trabajo, visita a los enfermos, acompaña a la gente que está presa, procura ayudar al que no sabe, dale de comer al hambriento. Esa juventud tiene una vitalidad que no es política. Es muy importante que los jóvenes se den cuenta que el Papa venga al Perú es una luz muy grande en la historia de la Iglesia del Perú. Estamos en un camino muy bonito. Somos un sacramento de la esperanza, no hay que dejar que nos coma la esperanza.

Por ejemplo, el partido de ayer, se puede ver el vaso medio vacío o medio lleno. Un 0 – 0 que regresa a casa no es un mal resultado. No dejemos que el pesimismo invada. Esto pasa en nuestras almas. Cuando a veces un chico de la familia está mal, esta medio vacío, pero está con vida, esta medio lleno, cuando uno está en una situación de trabajo difícil, o esta recordando mucho a una persona de su familia, de acuerdo esta medio vacío; Pero está con Dios. Esa vista de fe es la que tenemos que seguir impulsando. Tercamente diré a todos que este pueblo peruano tiene una fuerza de fe católica impresionante. Hoy veía que nos hacían una radiografía sobre los evangélicos, parecería que hay como toda una estrategia para querer explicar que la fe católica está mal. Yo te digo, la fe católica está muy bien, lo que pasa es que cada uno es libre. Pero este pueblo, esta juventud, yo creo que estamos en buen pie esperando al Papa Francisco, con mucha ilusión.

Miguel Humberto Aguirre: Nos vamos, Cardenal.

Cardenal Juan Luis Cipriani: Nos vamos y nos quedamos. Que Jesús esté en sus corazones para que Él los lleve por calles y plazas. Jóvenes, ánimo, no se dejen manipular, la fe es una cosa maravillosa. Papás, mamás, todos, que Dios los bendiga. Que recemos por el Papa. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Y arriba Perú!

Miguel Humberto Aguirre: Monseñor Juan Luis Cipriani, estuvo aquí siempre a esta hora. Aquí en RPP, Miguel Humberto Aguirre les dice hasta esta tarde con el espacial a la 1 pm sobre esta visita del Santo Padre.