Recomendados

ll1
“El pueblo peruano tiene una fuerza de fe católica impresionante”

En el programa Diálogo de Fe del sábado 11 de noviembre, el Cardenal Juan Luis Cipriani expresó que lo importante que tenemos que plantearnos siempre los católicos es saber qué es lo que quiere Jesús de nosotros cada día.

Habló sobre el gran problema de la corrupción que viene acarreando no solo en nuestro país sino en todo el mundo.

“Sí, al no tener interés personal en una serie de temas tengo una cierta distancia que me permite ser más directo, cosa que a veces puede molestar. Sí puedo un poco ver desde una visión de Dios y decir Realmente todo este tema de la corrupción está extendiéndose mucho, estamos jugando a las escondidas, con una falta de respeto al pueblo muy grande”.

“El Papa sí es bastante concreto cuando está insistiendo que la corrupción es un cáncer. “Al corrupto -siempre dice el Papa- como a todo pecador, se procura convertir, se procura hacerlo cambiar. La corrupción no tiene el espacio en la vida de un país”. Cuando esa corrupción se extiende demasiado como que la gente empieza a desconfiar. Mi tarea como obispo es fortalecer esa confianza, pero no la confianza en un político o en una institución. Levanta tu mirada a Dios. No tengas miedo. Dios sí está contigo, Él te ayudará a saber actuar de una manera más clara. No dejes que el pesimismo invada la vida”.

Se animó también a comentar sobre la coyuntura deportiva. “Yo creo que el Perú puede jugar mucho mejor y va a jugar mejor. En el fondo tenemos la clasificación en nuestro país. Nunca es fácil, porque son partidos que definen. Estimo que acá habrá un buen resultado”.

Somos una Iglesia del pueblo

Con respecto a las palabras del Papa Francisco mencionó que cuando el Santo Padre se reunión en Colombia con la directiva del CELAM, destacó que la Iglesia debe estar en un estado permanente de misión

“Explicó que hay que salir con Jesús. Porque Jesús, si tú lo llevas; mientras camina, encuentra. Cuando encuentra, Jesús se acerca. Y cuando se acerca, habla. Y cuando habla, toca el alma con el poder de Dios; y cuando toca, cura y salva. Qué bonito panorama”.

Cuando caminamos con Jesús encontraremos al enfermo, al niño, al matrimonio, al hombre que no tiene trabajo. Y cuando encuentra las dificultades, Jesús no pasa de largo, se acerca. Cuando se acerca, Jesús habla. Pero quién está hablando: El laico, el sacerdote, la religiosa, el obispo”.

Afirmó que la religión católica no puede ser manejada desde un escritorio; y que existen diversos modos de llevar a Jesús a los demás. “Por ejemplo, tenemos 30 mil de la Guardia del Papa que el sábado 18 van a tener un encuentro a las 3 de la tarde. ¿Para qué? Para hablarles, a ponerlos en contacto con Jesús y escucharlos. Esto supone trabajo, cansancio, esfuerzo, como todos”.

Recordó que el Papa también nos dice que el corazón del pueblo latinoamericano es una reserva moral que se ve reflejada en su religiosidad popular.

“El corazón de nuestra gente tiene un rostro mestizo. ¿Cuál es la huella? La Virgen de Guadalupe, el Señor de los Milagros. Esa es la huella que Dios ha querido poner en el alma del pueblo latinoamericano. ¿Qué tenemos que hacer nosotros? Conéctate con esa alma de ese pueblo que cree, de ese pueblo que te espera. Y te espera con ese idioma: la procesión, unos cantos, unas mantillas o unas grandes peregrinaciones”.

“No somos una Iglesia de escritorio, somos una Iglesia del pueblo, una Iglesia del campo. Vamos con Jesús a atender ese dolor, ese perdón, ese sacramento de la confirmación, esa unción de enfermos; vamos a tocar el alma con las manos de Jesús”.

Somos un sacramento de la esperanza

En cuanto a la próxima visita del Papa Francisco a nuestro país, el Cardenal Juan Luis manifestó que la gente está entusiasmada y con una esperanza mucho mayor que la que nosotros podemos entender.

“Por ejemplo, cuando se abre este concurso de las canciones. 381 canciones, en las que grupos se han reunido, han practicado, han grabado, han enviado su canción. Y los 22 semifinalistas el 18 de noviembre en el Parque de las Aguas tendrán su encuentro. Cuando pides voluntarios y aparecen 30 mil, 40 mil. El Perú entero espera al Papa, ya verán las calles”.

Mencionó que se está dando un gran cambio en nuestra sociedad y que la juventud está tomando caminos que no conocemos. Y que para eso es importante acompañarlos y orientarlos.

“Hay que tener la certeza que esa juventud está abriendo nuevas puertas, quiere participar. Hay como un latir de ese pueblo joven que realmente no es nuestro estilo. Respétalos, acógelos, ayúdalos, acompáñalos y aprende. Yo creo que el Papa nos está ayudando a todos a darnos cuenta que hay una fuerza muy grande en el alma del pueblo peruano que busca liberarse. No la encaucemos ni la engañemos a lo político. No hay que adormecer a la juventud, hay que mostrarles ideales bonitos”.

“Busca a Jesús en tu enamorada, en tus padres, en tu trabajo, visita a los enfermos, acompaña a la gente que está presa, procura ayudar al que no sabe. Esa juventud tiene una vitalidad que no es política. Es muy importante que los jóvenes se den cuenta que el hecho que el Papa venga al Perú es una luz muy grande en la historia de la Iglesia del Perú. Estamos en un camino muy bonito. Somos un sacramento de la esperanza”.

Finalmente, recalcó que, a pesar de los ataques, la fe católica está muy bien, “lo que pasa es que cada uno es libre. Pero este pueblo, esta juventud, yo creo que estamos en buen pie esperando al Papa Francisco”.

“Que Jesús esté en sus corazones para que Él los lleve por calles y plazas. Jóvenes, ánimo, no se dejen manipular, la fe es una cosa maravillosa. Papás, mamás, todos, que Dios los bendiga. Que recemos por el Papa. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Y arriba Perú!”.