Recomendados

ll1
“Que ese carisma franciscano brille con nueva luz”

“Señor, ayúdalas para que respondan con una finalidad muy grande. La gracia de Dios es inmensa, es infinita, no se cansa de buscarnos, de bendecirnos; no se cansa nunca. Lo que debemos de cuidar siempre es esa respuesta viva, fiel; con toda la realidad de quién es quién”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani a las Franciscanas de la Inmaculada Concepción en la Misa que presidió por la presentación de la nueva Superiora General, Madre María Antonieta García Carrizales, el domingo 13 de noviembre.

121117b_misa_fic

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima agradeció la fidelidad de las madres mayores, quienes son el tesoro de la congregación.

“Las que han estado ya muchos años en tantos lugares del país y fuera del país. Hoy es ese día de acción de gracias. Cuántas cosas quiere Dios seguir haciendo a través de ustedes”.

Afirmó que su vocación es estar todo el tiempo contemplando a Jesús, descubriéndolo y meditando su palabra.

“Mi vocación es la misión. Mi vocación es la santidad. Mi vocación es Cristo. Esto es lo que quiere el mundo de nosotros, que llevemos a Cristo. Por eso, un día como hoy al agradecer al Espíritu Santo por la sabiduría que ha inspirado en el Capítulo para que ilumine al nuevo Consejo y a la nueva Superiora General, les planteo con mucha sencillez Unidad en Cristo siempre, unidad en el carisma. Que ese carisma franciscano: pobreza, obediencia, sencillez, enseñanza; brille con nueva luz”.

121117c_misa_fic

“Hermanas, yo creo que hoy día al celebrar esta Eucaristía para darle gracias a Dios y para rezar por esas hermanas que han recibido el peso, porque no es poder, es servicio, pedir humildad. La humildad es una maravilla, la humildad no traiciona, la humildad siempre está a tu lado y te lleva por donde te tiene que llevar, es una magnífica compañera. Por eso les pido para todas, humildad, piedad, caridad, fortaleza. También a veces la autoridad, pues tiene que decir una palabra para ayudar a esa hermana suya, para formar mejor a esas postulantes; pero siempre envuelto en la ternura. Cuiden mucho esas vocaciones. Vivamos este nuevo período con esa entrega llena de alegría”.

Finalmente, agradeció a las religiosas por todo el servicio que prestan al Perú en tantas comunidades.

Concelebró Monseñor Pedro Barreto, SJ, Arzobispo de Huancayo.

121117d_misa_fic