Recomendados

ll1
“Buscar la verdad y la libertad es una lucha diaria”

“Yo lo que quiero un poco rescatar es que esta preparación para la venida del Papa está en ese momento bonito de ir poniendo calor en el alma”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani en el programa Diálogo de Fe del sábado 25 de noviembre.

Al iniciar el programa, el Cardenal Juan Luis recordó los momentos que vivió en la I Jornada Mundial de los Pobres que se vivió en la Catedral de Lima el último domingo, en el cual pudo compartir con 500 personas que vinieron de los lugares más humildes de la capital para participar de la Santa Misa y luego de un almuerzo junto a él.

“La verdad, como siempre ocurre, el cariño de esta gente, la bondad, la sencillez, la humildad, te hace ver algo muy importante que el Papa nos está insistiendo y creo que es un mandato de la Iglesia, de siempre: Amar al prójimo como a ti mismo. Esto que simplificaría muchos de los problemas de la vida social”

“Nosotros que no estamos en el Estado; gente privada, sacerdotes, jóvenes, ancianos, tenemos la maravilla de poder decir, como decía la Madre Teresa de Calcuta: “Haz sonreír, esto es un gran capital”. Alivia este momento de soledad, búscalo, dale un abrazo, tócale la mano para que sienta que hay alguien a su lado, escúchalo aunque no tengas respuesta para lo que te dice, compréndelo aunque esté equivocado. Estas cosas son las que el Papa Francisco, que cada vez está más cerca su venida, nos va enseñando. Esa igual dignidad para todos y por lo tanto igual respeto para todos”.

Comentó que lo que se opone a este mandamiento de amar al prójimo como a uno mismo es cuando toda la sociedad se analiza en base a lo material y al poder.

“Cuando vemos a veces situaciones oscuras, de corrupción, de investigaciones. Nos hemos apartado mucho de esa honradez intelectual, honradez moral. Lo que reconocemos todos es que somos débiles.

“Hoy, al contemplar la realidad de nuestro país, uno dice: Pongamos más esfuerzo, todos, yo también, en ser más leales a la verdad, en no ser tramposos, en no ser falsos. Evidentemente en la sociedad a lo largo de los siglos ha ocurrido esto. No vamos a soñar con un cielo en la tierra. Pero hay épocas en las que como que crece más y parecería que el mal va triunfando sobre el bien. Y no es así. Por eso, el deber del pastor, el deber de la Iglesia, es levantar más la luz y decir Podemos tener muchas faltas y errores, pero en nombre de Dios queremos recordar cuál es su enseñanza de amor, de entusiasmo, de sabiduría. Y esa enseñanza te dice Ama a Dios sobre todas las cosas y ama a tu prójimo como a ti mismo. Ahí en esos dos grandes mandamientos se condensan muchas cosas”.

La Misa es un canto de amor y misericordia que brotan de la cruz

Se refirió al mensaje del Papa Francisco, quien nos hace una catequesis sobre la Santa Misa.

“[El Papa] Nos dice qué es la Misa. “Es la muerte y resurrección de Cristo, es la pasión de Cristo, es un sacrificio. Estamos celebrando un momento en el que Dios muere por nosotros, por amor; y resucita para darnos la vida eterna”. Más adelante dice “No es un lugar para estar tomando fotos, no es un lugar para estar conversando, no es un lugar para estar discutiendo otras cosas. Estamos ante el misterio solemne de la muerte y de la resurrección de Cristo”. Ese momento que es cada domingo y si puedes cada día, es como un canto al amor y a la misericordia que brotan de la cruz. El amor de Jesús, el perdón de nuestros pecados, la misericordia de Dios, brotan de la cruz”.

“Y el Papa está insistiendo mucho en esta realidad de la Misa, porque la verdad es que muchas veces la gente dice Soy muy católico, pero no van a Misa. Y nos es solamente que van a Misa, sino que no respetan la muerte y resurrección de nuestro Salvador. Decir, como si tuvieras un íntimo amigo que se muere y dices No tuve tiempo de ir, me dio flojera. O no era tan amigo o no sabes querer a tus amigos. Yo creo que si Jesús muere por nosotros, vamos el domingo a estar con Él, a pedirle su ayuda, a rezarle”.

Habló también sobre la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, que es una fiesta que se celebra mañana domingo, con la cual termina todo el ciclo de la liturgia que empezó desde el momento del Adviento, cuando preparamos la venida de Jesús. Al referirse a esta solemnidad mencionó la importancia de darnos cuenta que formamos parte de una vida terrena, minúscula; cara a una vida eterna, infinita.

“En este mundo de hoy y en esta época que estamos viviendo se ha agrandado mucho la mundanidad que dice el Papa. La dimensión terrena se ha hecho infinita. Y la dimensión eterna se ha quedado como una utopía. Ha crecido mucho lo de acá y ya casi ha desaparecido lo de allá. Pero nosotros en la Iglesia hablamos de esa unidad, una sola vida, con un recorrido terreno y uno eterno. Pero una unidad”.

Final del Concurso “Bienvenido Francisco”

Señaló que mañana domingo 26 de noviembre se realizará la final del Concurso Musical “Bienvenido Francisco”, en el cual participaron 381 canciones provenientes de diversas partes del Perú. Esta final se realizará en el Gran Teatro Municipal de Lima a partir de las 5 de la tarde.

“Es el final de una gran motivación que ha recorrido montones de lugares de todo el Perú. La gente que se ha presentado hay de Tumbes, de Lambayeque, de Trujillo, de la Sierra también, por supuesto de Lima, Lurín, Cañete. Las que he podido oír son muy variadas y con diferentes motivos. En el fondo se trata de entusiasmar a la gente para que pueda cantar, quien gane este concurso, delante del Papa. Llegamos ya al final de ese esfuerzo que se ha hecho con tanto cariño. Y creo que es una ocasión muy bonita para felicitar a todos los coros, a todos los jóvenes, a todas las parroquias, a todos los grupos, universidades, familias enteras, que se han volcado en este trabajo”.

Vigilia Eucarística de la Guardia del Papa

En otro momento, comentó que esta noche se realizará una Vigilia Eucarística de la Guardia del Papa en más de 20 parroquias de Lima, de 10 de la noche hasta las 6 de la mañana.

“La mayoría son jóvenes que desde las 10 de la noche van a estar delante Jesús en el Santísimo Sacramento preparando esa llegada de esta Solemnidad Jesucristo Rey del Universo y preparando también esa oración que el Papa tanto nos ha pedido”.

“Vale la pena, de manera como muy breve, decir que Jesucristo me ofrece la salvación eterna; Jesucristo me ofrece una vida de lucha para superar los defectos y de entrega a los demás; me invita por el camino de las bienaventuranzas; me enseña sus mandamientos y sacramentos; y me ofrece algo maravilloso: Si no hay perdón no hay futuro. Tenemos que saber perdonar con arrepentimiento. Que Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, bendiga a sus hogares, bendiga a esa juventud. Y que realmente mañana Cristo reine en sus corazones”, finalizó.