Recomendados

ll1
“Manchay tiene un lugar especial en el corazón del Papa”

En el programa Diálogo de Fe del sábado 10 de febrero, el padre José Chuquillanqui habló sobre la experiencia del encuentro de los pobladores de Manchay con el Papa Francisco a las afueras de la Nunciatura Apostólica.

“(El Papa Francisco) Nos nombró cuando subió al balcón de la Nunciatura. Aparte de ese saludo fue muy emocionante ver cómo él se fue acercando a la población de Manchay que estaba en las afueras de la Nunciatura. Esto tenemos que agradecer al señor nuncio apostólico quien tuvo este gesto de invitar a la población de Manchay, donde más de 10 mil pobladores bajamos con bandas de música, porque el Papa nos habla de no olvidar nuestras raíces, de recordar la memoria, de respetar la cultura. Y bajamos con bandas de música, danzas típicas; la población a su estilo trayendo a la Virgen del Rosario”.

Comentó que el Santo Padre bendijo a la imagen de la patrona de Manchay; así como las coronas de la Virgen y del Niño Jesús; y dijo que están esperando la ocasión adecuada para colocárselos con la presencia del Cardenal Juan Luis Cipriani y el nuncio apostólico, Monseñor Nicola Girasoli, para que sea un momento especial que marque el culmen de esa visita del Papa Francisco.

Recordó que el Papa saludó a la gente de Manchay y expresó que los gestos que han tenido con él, nunca los olvidará, una expresión que marcó el corazón de los manchaynos.

“Manchay tiene un lugar especial en el corazón del Papa. Y sus expresiones de mirar a la periferia, de atender la periferia, de estar atento a los pobres; de fortalecer la educación, la familia, los niños; está muy presente en el Papa. Y por otro lado nos lleva en su corazón”.

Un pueblo de esperanza

Manifestó que en Manchay, gracias a la parroquia se ha acercado el Estado al pueblo, a través del centro de emergencia mujer, del centro médico de salud mental, del CLAS Juan Pablo II, de la casa de la justicia; así como otras iniciativas que ayudan al desarrollo de los más vulnerables.

“Hace tiempo el Arzobispado de Lima con el señor Cardenal liderando, creó ambientes protegidos para niños: las cunas, los talleres para niños con habilidades diferentes. Lugares donde los niños podían tener espacios seguros y podían volcar sus inquietudes propias de su edad. Por el lado legal también sensibilizando a la comunidad y a los papás, de la responsabilidad de la formación, la educación y la prevención, frente a los peligros en una sociedad tan golpeada en su salud mental”.

“Hace 5 años colapsa la infraestructura de salud de Manchay. El señor Cardenal autoriza que el policlínico Calros Hedreen ceda su infraestructura al ministerio de Salud para evitar una situación social en la zona por falta de estructura. Ahí se creó el CLAS Juan Pablo II, que a la fecha ha tenido más 140 mil atenciones. Todo con el SIS, gratuitamente. No se trata al enfermo como una cosa, sino como una persona”.

La Cuaresma es tiempo de conversión

En otro momento, se refirió a la Cuaresma, que inicia este 14 de febrero con el miércoles de Ceniza.

“La Cuaresma es el recuerdo los 40 años que el pueblo de Israel estuvo camino a la tierra prometida. La Cuaresma es el recuerdo de la vivencia de Jesús cuando se retira al desierto para prepararse para la misión que su padre le había encomendado. La cuaresma es una invitación a un analizar nuestra vida, a un repensar cómo estamos viviendo. Es un tiempo especial para la conversión”.

“¿Dónde está la raíz? En el corazón. Y qué bien vendrá estos días de Cuaresma. ¿Dónde tengo que mejorar? ¿Dónde tengo que cambiar? Que tengo que sepultar para que mis palabras, mi gesto, mi trabajo, sea una contribución a un Perú distinto, a un Perú con una cultura de paz, a un Perú donde la vida sea defendida y respetada; pero preferentemente un cuidado especial a nuestros niños y niñas”.

Finalmente, hizo referencia a la Fiesta de la Virgen de Lourdes y a la Jornada Mundial de los Enfermos, a celebrarse mañana domingo 11 de febrero.

“Mañana es la Fiesta de la Virgen del Lourdes. Mañana 160 años de esta advocación. Cuando le dijo a Bernardeta: “Vete a ese pozo, coge el agua y lávate”. También le pedimos a la Virgen que nos lleve al pozo del agua viva que es su Hijo para que nos purifique, para que nos lave”.

“Mañana también es la Jornada Mundial de los Enfermos. Pensemos en tantos enfermos del Perú y del mundo, en tantos ancianos, en tantos enfermos que sufren quizás no el problema físico, sino la soledad, la depresión. Le pedimos mucho cariño a la Virgen que nos anime, que nos ayude. Y desde aquí, como el Papa Francisco nos ha dicho: Somos el Perú, un país de la esperanza”.