Recomendados

ll1
La tarea de maestro necesita de la gracia de Dios

El lunes 30 de julio, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Misa por el inicio del XVII Congreso Nacional de Educadores Franciscanos en la Capilla del Colegio Juan XXIII. Durante su homilía destacó que la identidad franciscana ha sido un elemento constitutivo de la identidad del país.

Al reflexionar sobre el Evangelio del día, dijo que nuestra tarea y nuestro paso por la tierra son como la de una semilla pequeña.

“Digo esto porque a veces entramos en una confusión, uno habla de todo y se olvida de lo propio, lo pequeño que tú puedas hacer es muy importante para la tarea de la siembra de la esperanza”.

300718d_misa_XVIIcongreso_nacional_educadores_franciscanos

Testimonio de ejemplo

Afirmó que muchas veces es más importante el rostro y la palabra del maestro porque es un testimonio vivo que no necesita mayores explicaciones.

“Por eso, piensa bien que junto a todas las posibilidades que nos da el ir mejorando y profundizando en la enseñanza; es importante que no dejemos de lado esa tarea de esa pequeña semilla que es tu presencia en tu hogar, tu presencia en el colegio, tu presencia entre los amigos”.

Por tal motivo, animó a los educadores presentes a seguir el ejemplo de San Francisco y mirar siempre a Cristo para perseverar en la tarea diaria de ser maestros.

“San Francisco era especialista en Cristo. Y ese Cristo le hablaba. Yo les animaría a centrar ese primer objetivo en medio de todos los esfuerzos y dificultades: Cristo en mis pensamientos, en mi corazón, en mis labios; que se vea que creo. Y ese Cristo, el mismo ayer, hoy y siempre, es la culminación de la perfección del ser humano”.

300718c_misa_XVIIcongreso_nacional_educadores_franciscanos

Apostolado en la enseñanza y unidad

En otro momento, los exhortó a que hagan de Cristo ese maestro que los ayude a saber enfrentar los desafío de los tiempos actuales.

“La creación está muy bien hecha: Hombre, mujer, matrimonio, familia. Importancia fundamental de los padres de familia en la educación de los hijos. Responsabilidad infinita de este apostolado de los maestros al servicio de la familia, continuadores de la tarea familiar. Involucrar a los padres de familia en la educación de los hijos. Tarea difícil, pero necesaria y fundamental”.

Finalmente, resaltó la importancia de la unidad como parte de su carisma franciscano y les agradeció por todo el trabajo que vienen realizando en la educación.

“En todo, queridos hermanos, unidad. Los une un carisma franciscano. Los une en cada lugar unas autoridades, unas disposiciones. La unidad es el punto de partida para que haya vida. Les agradezco esta presencia”.

“Y a ustedes padres franciscanos, les agradezco este esfuerzo por la educación, recordando esa misión que San Francisco ha dejado grabada en los siglos, una fuerza de lo que es testimonio de la unión con Cristo”.

Concelebraron la Misa, Monseñor Adriano Tomasi, OFM, obispo auxiliar de Lima; así como sacerdotes franciscanos.

300718b_misa_XVIIcongreso_nacional_educadores_franciscanos