Recomendados

ll1
“Cipriani nunca respaldó las esterilizaciones” PDF Imprimir E-mail

Luego que el escritor Mario Vargas Llosa volviera a arremeter contra el cardenal Juan Luis Cipriani, señalando que el religioso habría guardado silencio sobre las esterilizaciones que se realizaron durante el gobierno del Alberto Fujimori, el abogado del Arzobispado de Lima, Natale Amprimo, comentó a EXPRESO que lo que ha venido sosteniendo el novelista es completamente falso.

En ese sentido recordó que en aquel entonces (1998), cuando el Cipriani era obispo de Ayacucho, calificó de inaceptable la ligadura de trompas, por lo que también pidió el despido del entonces ministro de Salud, Marino Costa Bauer.

“Las palabras del cardenal tenían como destino llegar hasta el presidente de la República (Alberto Fujimori). No se puede partir de una falsedad para descalificar a quien no piensa como uno. Vargas Llosa está mal informado y mantiene una información reiteradamente equivocada”, declaró el ex parlamentario.

Amprimo sostuvo que no se puede afirmar que el primado de la Iglesia Católica ha callado, porque existen pruebas documentadas (recortes periodísticos y declaraciones) que claramente demuestran la oposición a dicha política de salud.

“No se puede desmerecer la critica que se le hizo tanto a la figura como a la política que se implementó. Hubo reconocimiento de que se estaba faltando a los derechos elementales de la mujer”, dijo.

El letrado consideró también que el Perú no puede persistir en la polarización, que se debe dejar de lado la confrontación absurda, la suerte de inclinación a la lucha fratricida y el criterio de que quien no piensa como uno simplemente está descalificado de opinar. “El cardenal sostenidamente está promoviendo una política de bajar el tono, de buscar concertar y exponer puntos de vista. No se puede pasar por encima del honor de las personas y sostener cosas que son falsas. El diálogo debe partir de la verdad y no de la mentira”, resaltó tras pedir al laureado escritor no seguir con descalificaciones de este tipo contra una persona honorable como Juan Luis Cipriani.

El dato

“Aceptar la ligadura de trompas es declarar al Perú como un burdel y si el señor Costa Bauer quiere tratar al pueblo como animales hay que botarlo del ministerio”, dijo en 1998 Cipriani a un medio escrito local.


Publicado en diario Expreso 
Lima, martes 21 de junio de 2011 

* Volver a especial web

Desarrollado por
VE Multimedios