Recomendados

ll1
“Promovamos en el Perú una cultura de paz obedeciendo la ley” PDF Imprimir E-mail

El Cardenal Juan Luis Cipriani animó a todos los peruanos a promover una cultura de paz, donde se respete la ley, las instituciones y donde cada uno cumpla sus deberes. Estas exhortaciones las dirigió en la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima el domingo 15 de abril, Fiesta de la Divina Misericordia.

“Tenemos que promover una cultura de paz obedeciendo la ley, cumpliendo nuestros deberes familiares, escolares, deportivos y políticos. Cumpliendo esos deberes podemos exigir los derechos”, comentó. 

“Todo el mundo habla de la paz, por ejemplo se dice: “hay que conquistar la paz en esos lugares de terrorismo”, ¡no!, hay que conquistar la paz en mi corazón, en mi hogar, en mi trabajo, en mi manera de cumplir mis deberes. No te dejes engañar”, añadió el Arzobispo de Lima.

Saludo a los rehenes liberados

En otro momento reconoció la labor de las autoridades y las Fuerzas Armadas y Policiales en la liberación de los rehenes en el VRAE.

“Esta semana nos hemos alegrado con dos hechos. El primero fue la ayuda que todos han prestado a ese grupo de hermanos nuestros atrapados en una mina. Ese apoyo de todos trajo la alegría y la paz a un grupo de familias”, señaló. 

“Pocos días después veíamos nuevamente un acto de violencia terrorista. La valentía y servicio de hermanos nuestros de las Fuerzas Armadas y policiales han conseguido también recuperar la paz para un grupo de familias, pero al costo alto de dar sus vidas. No seamos cómodos mirando desde lejos cómo unos peruanos matan a otros peruanos y nosotros seguimos en nuestra comodidad de la vida diaria”, prosiguió. 

La paz interior

En otro momento exhortó a los fieles a luchar por obtener paz interior.

“La paz interior la entrega Dios. Y cuando llevas una vida unida a Cristo, el Espíritu Santo te da un ambiente de paz interior, de serenidad, paciencia y calma. Para ello debes salir del pecado, dejar de lado el egoísmo, la envidia, la cólera, los malos pensamientos, los deseos de impureza y la soberbia. Para lograr la paz hace falta lucha interior. Hay que luchar para que el demonio no tenga lugar en tu alma”, animó. 

“Si solo me acuerdo de mis derechos, y no de mis deberes, no habrá tranquilidad nunca. Que cada uno sea discípulo de Cristo y misionero de la paz”, culminó. 

* Homilía del Cardenal Juan Luis Cipriani

Oficina de Comunicaciones y Prensa
Jr. Chancay 282. Cercado de Lima. Tlf.: 203-7736
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.facebook.com/arzobispadodelima
www.twitter.com/arzlima
www.youtube.com/arzobispadodelima

Desarrollado por
VE Multimedios