Recomendados

ll1
"Debemos vivir para amar y servir a los demás" PDF Imprimir E-mail

“Todos tenemos que ser responsables de conducir y ayudar a la gente que está a nuestro alrededor: el obispo o el párroco a la feligresía; el padre de familia a sus hijos y nietos; el esposo a la esposa; los maestros a los alumnos; los gobernantes a los ciudadanos. Jesús nos propone una actitud de servicio”, comentó el Cardenal Juan Luis Cipriani durante la Santa Misa que presidió en la Catedral de Lima el 29 de abril, IV Domingo de Pascua.

* Homilía del Cardenal Juan Luis Cipriani

El Arzobispo de Lima reflexionó sobre la figura del Buen Pastor, que no abandona a sus ovejas. En tal sentido, resaltó la importancia de servir a los demás y de trabajar buscando la trascendencia, más allá de solo recibir un salario.

“No hay sueldo que pague el amor de un padre a sus hijos, o de los hijos a los padres. No hay sueldo que justifique el sacrifico de una madre por sus hijos o por sus nietos. No nos dejemos engañar, la vida no es un problema de negociación de salarios, hay que poner en práctica una motivación. Debemos vivir para amar, para servir y para guiar, ahí está la gran revolución que predica la Iglesia del amor y la justicia”, comentó.

“Hay muchas actividades que van más allá de un sueldo: por ejemplo el policía que custodia las calles; o el alcalde, que dirige la ciudad, ellos no van a responder solamente como asalariados. Hermanos esto está entrando (el responder solo al salario) en el mundo de hoy, generando una enorme crisis: no hay valores, no hay motivos para dar más, es simplemente qué saco, cuánto me pagan. Y según cuánto me pagan yo veré como respondo”, prosiguió.

También animó a todos los deportistas a buscar el sentido de trascendencia en su vocación. Como se recuerda el Cardenal Cipriani integró la selección peruana de baloncesto, que quedó en primer puesto en el Campeonato Sudamericano de 1969.

“En el deporte si todo es por el dinero, se viene abajo el deporte. Habrá un espectáculo, pero la ilusión, el “amor a la camiseta” desaparece. Habrá el “cuánto me pagan”, que es lo que ocurre en el deporte actualmente. Y si no me pagan no juego”, lamentó.

En otro momento, el Arzobispo de Lima invocó a todos los peruanos a vivir en paz, alejados de la violencia.

“Las revoluciones siempre son mentiras. Siempre el revolucionario engaña, ni ofrece más ni mejora nada. Y la violencia es la peor mentira que puede haber. Por eso que cada uno donde está procure poner ese extra por amor a los demás”.

Finalmente animó a los fieles a responder en sus actividades de acuerdo a las enseñanzas de Cristo. 

“No debemos perdernos en ese activismo puro, debemos dejarnos penetrar en todo lo que hacemos a la luz de la amistad de Dios, con el verdadero deseo de servir a los demás. La gente no pide tantas cosas, tiene necesidad de afecto y cariño de Dios”, culminó.

Oficina de Comunicaciones y Prensa
Jr. Chancay 282. Cercado de Lima. Tlf.: 203-7736
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.facebook.com/arzobispadodelima
www.twitter.com/arzlima
www.youtube.com/arzobispadodelima

Desarrollado por
VE Multimedios