Recomendados

ll1
San Marcelo PDF Imprimir E-mail

Hacia el final de la avenida de la Emancipación, hemos de detenernos frente a la parroquia de San Marcelo, justo en el mismo lugar en donde siglos atrás, los primeros agustinos que llegaron al Perú, levantaron el primer templo. Sobre aquel, más tarde, hubo la necesidad de construir uno mayor, con tres naves y con el crucero dotado de media naranja. Con el correr de los años los agustinos prefirieron un lugar más cercano al corazón de Lima y no estuvieron allí para cuando la iglesia fue elevada a parroquia en 1535.

El templo sufrió muchas transformaciones, desde perder una de sus naves por cuestiones de orden, hasta tener que ser completamente reedificado después del terremoto de 1609. Pero si bien su rostro tuvo que cambiar y adaptarse, su profunda belleza y elegancia permanecieron. Bastaría mencionar el bellísimo retablo dedicado a la Virgen de los Remedios quien acoje con su ternura a los peregrinos, sus hijos, desde el altar mayor.

El coro, el bautisterio, la sacristía, todo derrocha espacio y sencillez, calidez y elegancia. Predomina entre sus cuadros la figura de San Francisco Javier, el santo misionero. Pero no sólo son sus cuadros: su fachada misma, sus torres embellecidas recientemente, todo el conjunto es fiel testimonio de la fe profunda de una Lima que ha sabido siempre elevar, con el arte, su viva plegaria y amor al Señor de los señores, nuestro Dios.

Desarrollado por
VE Multimedios