Por primera vez en su historia la imagen sagrada pasó la noche en la Catedral

Misa por la Nación fue ante la sagrada imagen del Señor de los Milagros


Con la imponente presencia de la tradicional imagen del Señor de los Milagros en el atrio de la Catedral, el arzobispo de Lima, monseñor Juan Luis Cipriani, presidió la Misa por la Nación que se realizó el domingo 3 de octubre con motivo del inicio de las festividades por el mes morado. Miles de fieles colmaron la Plaza Mayor desde muy tempranas horas para poder estar más cerca de la sagrada imagen. Incluso, muchos fieles pasaron la noche en vigilia acompañando al Cristo Moreno que durmió por primera vez, en estos 400 años de tradición, en la Catedral, esperando el inicio de la celebración litúrgica.

Acompañado del obispo auxiliar de Lima, monseñor Alberto Brazzini, monseñor Cipriani inició su homilía dirigiéndose al Señor de los Milagros, "has pasado la noche en el corazón de la Arquidiócesis que es la Catedral, acompañado de miles y miles de fieles que han buscado en tu corazón el perdón. Como pastor de la Arquidiócesis de Lima y Primado del Perú te doy la bienvenida humilde y alegre porque vamos a poder ofrecerte lo que Tú mismo nos has dado, el sacrificio del Santa Misa". El aplauso de la multitud celebró estas palabras de bienvenida.

Defensa del matrimonio

Luego, el arzobispo defendió la institucionalidad y el valor sagrado del matrimonio, teniendo en cuenta que en el Congreso de la República se viene debatiendo la ampliación en las causales de divorcio: "Tengo que repetirlo una vez más porque es necesario el respeto a la dignidad de la institución del matrimonio. No es un juego de más o menos alternativas, es un vínculo sagrado de "uno" con "una" para toda la vida. Esa es la enseñanza de la fe católica. Y junto a eso la compresión, el cariño, la ayuda, no la condenación de quien pasa por una desgracia. No hagamos sufrir al Señor de los Milagros cuando descuidamos algo tan importante como es la familia, como es la educación de los hijos. Por eso, la misión que tenemos encomendada todos, obispos, sacerdotes y la gran mayoría de la Iglesia que son fieles laicos como todos ustedes, es dolor por amor y ese dolor por nuestros pecados se puede perdonar en la confesión. Yo te pido ese milagro Señor; toca el corazón de millones para que abran su alma sabiendo que Tú perdonas, que Tú tienes misericordia".

Más oración

En otro momento de su homilía el Primado del Perú pidió rezar más. "Tengamos humildad para rezar. Él es (el Señor) quien nos ha dicho que la oración lo puede todo. Que sepamos rezar, allí está gran parte del remedio de nuestra conversión, de nuestro deseo de ayudar, de mejorar el país, de ser más solidarios. Un corazón que reza sabe ser sincero, sabe ser exigente, sabe ser solidario y sabe respetar la verdad. Pero cuando nos alejamos de la oración, entonces surgen las pasiones, surge el pecado y empieza ese mundo que a veces quiere alejarse del Señor", advirtió.

No al aborto, sí al curso de Religión

Con relación a la defensa de la vida, Monseñor Cipriani fue enérgico al señalar que "Con todo respeto y la caridad por quien piensa diferente, pero en nombre de Dios y como pastor de la Arquidiócesis de Lima y Primado del Perú, teniendo al Señor de los Milagros que nos preside en esta eucaristía, les pido a todos que con fuerza sepamos defender la vida; decir no al aborto, que es el asesinato de una criatura que vive en el seno de su madre y que no se somete a ningún tipo de legislación".
Sobre el tema del curso de Religión en el bachillerato escolar, agregó: "Somos respetuosos de la libertad religiosa, y por ese respeto y en nombre de ese alto porcentaje de católicos, también pedimos el respeto de la educación religiosa católica en los colegios. Que se entienda bien, el Señor de los Milagros no quiere peleas. Pero no podemos estar durmiendo ni estar en la luna. Tenemos que caminar en este mundo maravilloso dejando una herencia seria a la siguiente generación: dejarles una educación religiosa, moral que les dé un espacio muy amplio para la vida".

Hermandad Perú-Ecuador

Antes de finalizar su mensaje, monseñor Cipriani hizo referencia a la imagen de la Virgen de las Nubes, que se ubica detrás de la imagen del Señor de los Milagros. En el Ecuador ella es muy venerada, por lo que el Arzobispo resaltó la coincidencia de tener al Señor de los Milagros y a la Virgen de la Nube en una misma expresión de fe tan grande. "Que Dios bendiga la paz entre estos dos pueblos, que bendiga la paz en nuestra América, en nuestros hogares, en nuestras conciencias".

 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]