Arzobispado de Lima y Vicaría de la Caridad iniciaron jornada de contribución económica

Miles de personas en abandono y extrema pobreza recibirán ayuda gracias a campaña de solidaridad

"Vive la alegría de Dar" es el lema que identifica la campaña de ayuda social que ha iniciado el domingo 9 de julio la Arquidiócesis de Lima, a través de la Vicaría de la Caridad, con la finalidad de obtener recursos económicos voluntarios de los fieles para atender de inmediato los diferentes programas de asistencia benéfica que dirige la Iglesia de Lima, tales como comedores, centros médicos, asilos, casas de auxilio temporal, talleres de formación y capacitación para niños trabajadores, atención al indigente, entre otros.

Por los que menos tienen

"Dar es compartir, es vivir la alegría de ayudar a los que menos tienen, es tomar parte de la obra social de la Iglesia Católica", nos recuerda el Padre Santiago Caballero, director de la Vicaría de la Caridad, quien además señala que la puesta en marcha de esta campaña de contribución económica en bien de aquellas personas que se encuentran en situación de extrema pobreza y abandono responde al pedido del Arzobispo de Lima, monseñor Juan Luis Cipriani Thorne, de despertar la participación de los fieles en apoyo de las labores humanitarias de la Iglesia.

Dinero bien administrado

Aclara también que la idea es que los fieles den un aporte de dinero totalmente voluntario, de acuerdo a la posibilidad de cada uno, que será entregado periódicamente a la Vicaría de la Caridad a través de sus parroquias. "Cada mes, o como mejor sea conveniente, los donantes harán entrega de sus donativos a la oficina o despacho parroquial y recibirán una constancia de haber entregado el dinero. Y para que el manejo económico sea totalmente transparente, hemos implementado un área de contabilidad y auditoría con un moderno sistema de gestión administrativa que nos permitirá ofrecer a las personas la información clara y precisa de cómo se utiliza sus aportes mensuales", señala.

Mayor y mejor atención social

Esta importante campaña, que se está difundiendo, por ahora, a través de las parroquias de la Arquidiócesis, permitirá a la Iglesia de Lima contar con los recursos económicos que hagan posible una mayor y mejor atención de aquellas personas que se encuentran en situación de extrema pobreza y riesgo social como son los niños, adolescentes, adultos mayores y discapacitados. "Queremos que ellos también tengan una vida digna porque todos somos una misma familia en Cristo Jesús y debemos ayudarnos mutuamente", insiste el Padre Santiago.

Fácil de colaborar

Respecto a la forma de colaborar, nos explicó que es muy sencillo pues sólo hay que llenar una breve ficha en la que se indica el monto de dinero comprometido y entregarla a la parroquia que corresponda: "Las personas pueden aportar lo que buenamente puedan, no hay cantidades preestablecidas. Lo que queremos es que los fieles tomen conciencia de que todos somos Iglesia y las necesidades de los que menos tienen deben despertarnos el espíritu de solidaridad. La ficha la pueden encontrar en cualquier parroquia, la llenan y allí mismo la devuelven. La inscripción será de carácter estrictamente reservado. Luego nosotros nos vamos a comunicar con la persona donante para los detalles posteriores. Es así de fácil".

 

 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]