Arzobispo de Lima inauguró posta médica, centro parroquial, el primer parque y campo deportivo

Manchay camina hacia el progreso de la mano de su Iglesia

El poblado de Manchay, zona de extrema pobreza ubicada en la las afueras de Lima, camino a Cieneguilla, viene abriéndose paso al progreso de la mano de la Iglesia Católica gracias a la intensa labor que viene desarrollando la Arquidiócesis de Lima a través de la parroquia El Espíritu Santo, dirigida por el Padre José Chuquillanqui.

Es así que el pasado 15 de diciembre el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, monseñor Juan Luis Cipriani Thorne, volvió a visitar esta comunidad para inaugurar y bendecir una posta médica, un centro pastoral, el primer parque de Manchay y una loza deportiva. La idea es ofrecer una mejor atención sanitaria a los pobladores de este inmenso arenal y proporcionales mecanismos de defensa del medio ambiente así como darles la oportunidad para que niños y jóvenes tengan lugares donde realizar sus prácticas deportivas y se alejen del consumo de drogas y su participación en pandillas o grupos de delincuentes.

El Padre Chuquillanqui informó al Señor Arzobispo que como fruto del Jubileo había congregado a más de 100 misioneros que dedicarán sus esfuerzos en las labores de catequesis por las diversas zonas de Manchay. Ellos ahora cuentan con un centro pastoral donde se reunirán y planificarán el trabajo pastoral.

El Arzobispo de Lima, dirigiéndose a los pobladores de Manchay desde la capilla del Señor de los Milagros, hizo un llamado: "Tenemos que estar unidos para conseguir salir adelante. Si Manchay, de la mano del Padre José Chuquillanqui, en poco tiempo se está levantando, es porque ustedes están unidos... Manchay debe tener su propio plan de desarrollo, hemos visto el ejemplo de Villa El Salvador o Huaycán. Con el apoyo de la Iglesia debemos ir creando ese clima familiar en esta comunidad. En cinco años este lugar debe ser diferente".

Viendo a la gran cantidad de niños que participaban en esta jornada de inauguraciones, monseñor Cipriani señaló: "Viendo a esta multitud de criaturas quiero decirles que cada una de ellas es una bendición de Dios. Pero, mamás y papás, bauticen a sus hijos, edúquenlos y traten de vivir en una familia como corresponde, dentro del matrimonio".

Más adelante agradeció al Padre José por su gran labor pastoral y al Comité de Damas Chilenas que desde hace varios años viene apoyando para el progreso de Manchay. También agradeció al grupo Properú, de España, a la IBM y a diversas personas que desinteresadamente y de manera silenciosa brindan su permanentemente su esfuerzo en ayuda de la gente que menos tiene.

El primer parque

El poblado de Manchay se ha levantado sobre un extenso arenal que ha sufrido la depredación de sus terrenos debido a la extracción indiscriminada de materiales para la construcción. Ello, sumado al humo de los camiones que retiran la arena y los fuertes vientos que levantan gran cantidad de polvo, producen una serie de malestares bronco pulmonares en los pobladores especialmente en los niños. La construcción del primer parque ayudará a enfrentar este problema.

El parque, que lleva el nombre de San Francisco, es el primero de varios otros proyectados por la parroquia que se construirán progresivamente en diversas zonas. Se ha logrado gracias a un grupo de personas amigas de procedencia italiana que ofrecieron un importante aporte económico. La mano de obra para su construcción estuvo a cargo de 22 jóvenes de la zona, algunos de ellos ex pandilleros y otros en riesgo de serlo, que también serán quienes se encarguen de su mantenimiento. La tierra para el sembrado del pasto y los árboles fue proporcionada por la Universidad Agraria y por el Club Golf Los Incas.

Loza deportiva

El consumo de drogas y la existencia de pandillas es otro grave aspecto que hay que enfrentar en Manchay. Por ello, la parroquia ha gestionado la construcción de una loza deportiva, al costado del parque recientemente inaugurado, que permitirá que niños y jóvenes cuenten con un lugar de sano esparcimiento y encuentro de las familias del lugar. Esta obra también se consiguió gracias a los amigos de procedencia italiana.

Posta médica

Con la finalidad de atender la gran demanda de servicios de salud en esta zona de extrema pobreza de la periferia de Lima, el Señor Arzobispo inauguró una posta médica que brindará atención sanitaria a más de 20 mil pobladores. La obra fue conseguida gracias al apoyo del Comité de Damas Chilenas y a la mano de obra de los grupos parroquiales y misioneros jóvenes de la zona. Se ha levantado sobre un área de 220 m2 y ofrecerá servicios de pediatría, odontología, ginecología, gastroenterología, neumología, organizará campañas de oftalmología, entre otros.

 

 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]