Lima, 30 de agosto del 2003

 
 

CARDENAL JUAN LUIS CIPRIANI: IGLESIA DE AYACUCHO ESTUVO A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS DURANTE AÑOS DE LA VIOLENCIA SUBVERSIVA

Arzobispo celebró misa por festividad de Santa Rosa, Patrona de la Policía Nacional, en la Catedral de Lima.

El Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado de la Iglesia peruana, consideró hoy que la labor de la Iglesia de Ayacucho, durante los años de la violencia subversiva, "estuvo a la altura de las circunstancias", y rindió su homenaje a los integrantes de las Fuerzas Armadas, Fuerzas Policiales y rondas campesinas que defendieron al país del terrorismo.

Fue durante la homilía de la misa celebrada en la Basílica Catedral por la festividad de Santa Rosa de Lima, Patrona de la Policía Nacional, y que contó con la asistencia del presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo, de la presidenta del Consejo de Ministros, Dra. Beatriz Merino, y del ministro del Interior, Fernando Rospigliosi.

Luego de destacar las virtudes de la Patrona de la Policía Nacional, el Cardenal recordó que los miembros de esa institución, como los miembros de las Fuerzas Armadas, "son hermanos nuestros, que viniendo de la misma patria de la que formamos parte, están integrados plenamente a la sociedad en el rol de esas instituciones tutelares, entregando sus vidas en defensa del orden público, de la libertad y de los bienes de sus conciudadanos. Por ello, merecen nuestro pleno respeto, teniendo en cuenta que siempre están dispuestos a ofrendar sus vidas en defensa de la patria", dijo.

Asimismo, el Arzobispo de Lima señaló que "no voy a entrar en ningún tipo de polémicas, pero quiero que sepan que la Iglesia de Ayacucho -no como lo dice el Informe de la CVR- estuvo a la altura de las circunstancias. Porque en esos momentos, estar en Ayacucho y ser el Obispo representaba tener una amenaza de muerte diaria, por escrito, de palabra y en noches oscuras en las que escuchábamos a gritos todo tipo de insultos. Pero los hombres callamos y escuchamos de pie, con la hombría que el país nos pide, para llevar la palabra Dios hasta los últimos rincones", afirmó.

El Primado de la Iglesia peruana manifestó que no tuvo la ocasión de poder conversar con los dignos representantes de la Comisión de la Verdad, "pero habiendo leído la parte (del Informe de la CVR) que corresponde al rol de la Iglesia en Ayacucho, rechazo totalmente el pre juicio que han hecho, sin escuchar a quien tuvo la responsabilidad de dirigir la Iglesia allí, junto a mi hermano en el episcopado, Monseñor Federico Ritcher", dijo.

Durante la homilía, el Cardenal también rindió homenaje a los cientos de miles de ronderos que lucharon contra el terrorismo, recordando la deuda moral que el país tiene con ellos. "Estos ronderos todavía esperan el agradecimiento de nuestro país, porque ellos fueron protagonistas fundamentales de un pueblo que se levantó contra extraños al pueblo peruano, aunque hubiesen nacido aquí; subversivos que, constituyéndose en una fuerza terrorista, se enfrentaron al orden del Estado", dijo.

[Ver homilía completa]

 

Secretaría de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

 

 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]