Lima, 4 de abril del 2004

 
   
 

PUEBLO CATÓLICO RESPALDA
AL PRIMADO DE LA IGLESIA

En Domingo de Ramos Cardenal lamenta maltrato a la memoria de su antecesor

Con especial júbilo, una multitud inició hoy la Semana Santa, rememorando la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén en una procesión presidida por el Primado de la Iglesia peruana, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, quien posteriormente ofició la tradicional Misa de Domingo de Ramos, en la remozada Basílica Catedral de Lima.

El Cardenal Juan Luis Cipriani expresó su agradecimiento a todas las personas que le brindaron su apoyo y dirigió algunas palabras de aliento para el ex futbolista, Héctor Chumpitaz. “Muy brevemente quiero agradecer a tantísima gente que el día de ayer con su oración, con su cercanía, con sus llamadas manifestaron el dolor por el agravio a un Cardenal de la Iglesia Católica”.

En tono enérgico, lamentó que se maltrate la imagen de su antecesor, Cardenal Augusto Vargas, cuya muerte se investiga en el Ministerio Público. “Yo quiero hacer memoria especial a la vida y obra del Cardenal Augusto Vargas, vejada maliciosamente. Qué pena, qué vergüenza, qué grosería, qué dirían nuestros padres y nuestros abuelos si vieran como se maltrata la memoria de un señor Cardenal”, señaló con firmeza.

“Con paz, con orden que impere la verdad en nuestra patria. Con todo el cariño que les tengo y también con la firmeza que Dios me ha dado les digo: entremos con gozo a esta Semana Santa, llevemos como burritos el mensaje de Dios, dejemos atrás las dificultadas que el Señor permite en nuestro camino para hacernos más fieles, más fuertes”, expresó durante su homilía.

Asimismo, el Arzobispo de Lima hizo un llamado a los católicos para prepararse y vivir con fe la Semana Santa, recordando la humildad del Rey de Reyes que entró a Jerusalén montado en un burrito. “Hoy más que nunca la identidad católica de nuestro pueblo debe manifestarse con esa señal de humildad, con ese amor a la verdad, esa reserva moral que en estos días de pasión no pueden dejar a nadie indiferente”.

“Le pido a María de modo muy especial. Condúcenos en esta Semana Santa, tú con tu fortaleza de madre, con tu silencio, con tu entereza, con tu ternura, con tu cariño, con tu ánimo, con tu soledad. Madre mía condúcenos estos días por el camino de la oración, de la conversión”, agregó.

Al final de la Misa de Domingo de Ramos, los fieles manifestaron su respaldo a su pastor, el Cardenal Juan Luis Cipriani. “Estamos contigo”, “Mucha fuerza Cardenal”, eran algunas de las palabras de aliento de los fieles, que emocionados recibieron el saludo y bendición de Su Eminencia.

 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

 

 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]