Lima, 8 de agosto del 2004

 
   
 

Pastor de Lima: “No apaguemos la luz de la fe,
porque sino apagaremos la luz de la esperanza,
del amor y el mundo estará a oscuras”

En el marco de la celebración de la Santa Misa ofrecida a favor de las obras sociales del Arzobispado de Lima, el Cardenal Juan Luis Cipriani instó a los fieles limeños a crecer en la fe, en el amor a Dios, depositando en Él toda nuestra confianza.

“No apaguemos la luz de la fe, porque sino apagaremos la luz de la esperanza, del amor y el mundo estará a oscuras, por eso crezcamos en la fe y encendamos la luz de la esperanza y la caridad”, manifestó el Primado.

La fe es un don de Dios

Del mismo modo el Purpurado indicó que “la fe nos ayuda a tener seguridad de lo que todavía no tenemos, porque la fe no es para comprar una casa, para tener salud, para ganar un partido de fútbol. La fe es para conocer y amar a Dios sobre todas las cosas”, expresó.

“Gracias a la fe puedo amar a Dios en mis hijos, conocer a Dios en el trabajo, en la enfermedad, en la salud, en las dificultades, pero con rectitud, porque la fe no nos sirve para otras cosas. La fe es ese don de Dios, que me da algo que yo no puedo alcanzar”.

Asimismo, el Cardenal Juan Luis Cipriani agregó también que “la fe es prueba de lo que no se ve”, pues manifestó que el amor hacia él nos da esa seguridad para confiar en aquello que no podemos ver.

“Si estas estás seguro y tienes la idea clara que lo amas, no esperarás ver para creer. Hay que saber pedir, lo que conviene para Dios, para salvarnos, para evitar el pecado”.

Dar con amor

Por otro lado, el Primado resaltó la importancia que la solidaridad adquiere en esta época en que “en el mundo hay demasiado egoísmo”, pues es necesario aprender a compartir lo que tenemos con los que más lo requieren.

“Hay que compartir, no hay que dar solamente lo que me sobre, hay que dar el tiempo, la vida, la oración y también la ayuda económica, es importante compartir con tanta gente que no tiene un almuerzo, que no tiene una frazada, con ancianos, niños y jóvenes en lugares pobres de la ciudad y del país”.

De esta forma resaltó la labor que a través de la Campaña Dar de la Vicaría de la Caridad, el Arzobispado de Lima viene cumpliendo en obras sociales que brindan apoyo prioritariamente en Lima y también a nivel nacional.

La misa dominical nos acerca a Dios

Por otro lado el Pastor de Lima recordó a los fieles que ante los problemas que se presenten en nuestras vidas, la misa dominical nos devolverá la fe que necesitamos,“no debemos temer aunque hayan dificultades, aunque se oscurezca el panorama, por eso es importante visitar el templo el domingo para estar con Dios, para pedirle que nos aumente la fe”.

Agregó además que “la misa es el centro de la familia, el centro de la semana y el centro de nuestras vidas (…) por eso poco a poco debemos recuperar el deber de venir los domingos a misa y de hacer que nuestra familia, nuestro descanso, nuestros planes personales, empiecen a partir de la misa dominical, porque es el Señor el que nos pide que el domingo lo acompañemos, es Él el que quiere estar con nosotros”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]