Lima, 13 de agosto del 2004

 
   
 

Sentimiento que impulsa a las personas a la solidaridad
con sus semejantes, eso es la Vicaria de la Caridad

“Hay que saber compartir, pero no hay que dar solamente lo que sobre, sino, hay que dar, además, el tiempo, la vida, la oración y por supuesto, la ayuda económica. Es importante compartir con tanta gente que no tiene un almuerzo o una frazada, con ancianos, niños y jóvenes en lugares pobres de la ciudad y del país”, Cardenal Juan Luis Cipriani, homilía dominical del 8 de agosto.

Como lo resaltara el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, hace unos días en su habitual homilía dominical, es importante aprender a compartir lo que tenemos con los que más lo requieren, pues la solidaridad adquiere un mayor valor en este mundo en el que “hay demasiado egoísmo”.

Y así lo entienden los que forman parte de la Vicaría de la Caridad del Arzobispado de Lima, quienes haciendo eco de este llamado, viene cumpliendo una labor encomiable, pues con las obras sociales que realizan brindan apoyo humanitario no solo en Lima, sino también en otras ciudades al interior del país, llevados por ese sentimiento desinteresado de ayudar a los demás.

Actualmente la Vicaría de la Caridad se encuentra a cargo de Monseñor Adriano Thomasi, quien, gracias a su incansable labor, ha logrado captar más de mil benefactores que provienen de 88 parroquias de la Arquidiócesis de Lima y quienes colaboran activamente según las necesidades de esta Vicaría.

Cadena de solidaridad

En este sentido la Vicaría de la Caridad -a través de la Campaña Dar- ha creado una cadena de solidaridad cristiana integrada por entidades y personas naturales que aportan voluntariamente sus fondos, bienes y servicios al Arzobispado de Lima.

Convirtiéndose en recursos necesarios para que se trabaje por aquellos niños, adolescentes, madres abandonadas, adultos mayores y discapacitados que requieran del apoyo necesario para llevar una vida digna, brindándoles atención en salud, defensa de la vida y dignidad personal, refugio, comedores, escuelas, asistencia en caso de emergencias naturales, entre otros.

Asimismo, y con la finalidad de fortalecer esta campaña, se ha creado recientemente, el Programa Cadena de Padrinazgo y Solidaridad por la Paz, denominado CADEPAZ.

Unidos contra el friaje del sur

A través de frazadas, prendas de vestir, zapatos, medicinas, víveres y juguetes, la Vicaría de la Caridad, responde a las emergencias y desastres naturales que golpean el sur de nuestro país, logrando recabar un aproximado de 7 toneladas en donaciones, en lo que va de esta semana, siendo entregados, de manos de Monseñor Adriano, a quienes más lo requieren.

Por un lado están las parroquias que a través de sus fieles se unen y colaboran recolectando diferentes donativos entre los que destacan ropa de invierno, zapatos y víveres. Por otra parte, las empresas e instituciones quienes también ofrecen su colaboración a través de importantes donativos, como Alicorp, quien se hizo presente con un valioso aporte en alimentos.

Sin dejar de destacar el aporte que otras instituciones como el Comité de Italianos en el Exterior, quienes a través del Vicealmirante Luis Gianpietri Rojas, vicepresidente del comité, y el Sr. Giovanni Defundi Battistini, presidente de dicha comisión, hicieron llegar 500 pares de botitas especiales para el frío y la lluvia.

Es así como, la Vicaría de la Caridad hizo entrega, durante esta semana de este significativo aporte, en calidad de donación al Ing. Jorge Lafosse, secretario general de Caritas Perú, quien se encargará de hacerlo llegar a las comunidades altoandinas afectadas por heladas, nevadas y otros desastres por cambios climáticos.

Apoyo para los que más lo requieren

Del mismo modo, Monseñor Adriano hizo entrega a Caritas Perú equipamiento biomecánico que consta 09 sillas de ruedas, 04 andadores simples, 02 andadores con ruedas, 20 muletas de madera para los programas de ayuda social presentados por la red de Caritas Diocesanas y de las Congregaciones religiosas a nivel nacional.

Mejorando la calidad de vida

Entre sonrisas y abrazos, que no se dejaron esperar, Monseñor Thomasi hizo entrega de dos unidades productivas (quioscos abastecidos con golosinas y otros) a Carlos Ruiz Huayaccahua, natural de Ayacucho, Huanta, de 38 años, padre de tres hijos, y responsable de sus hermanas; a Dina Marlene Aurora, de 37 años, viuda, madre de 4 niños, natural de Lima, que contarán ahora con material de trabajo que mejorará su calidad de vida.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]