Lima, 17 de agosto del 2004

 
   
 

“Que cada uno levante un templo en su propia vida”,
exhortó el Pastor de Lima

Durante su visita a la parroquia San Roque, de Surco, donde bendijo y colocó la primera piedra para la construcción del nuevo templo parroquial.

“Quisiera comprometerlos a que así como con enorme cariño y esfuerzo se levantará este maravilloso templo, también así, cada uno de ustedes levante ese templo en su propio hogar y en su vida para llevar a los demás el mensaje de Cristo, con el ejemplo y la palabra”, señaló el Cardenal Juan Luis Cipriani durante su homilía.

Asimismo, manifestó que la colocación de esta primera piedra represente para todos un día en el que también les permita decidirse “a construir una comunidad parroquial más grande, con más vitalidad, con más frecuencia de sacramento y sobretodo con más vocaciones para el seminario”.

¿Dónde esta tu corazón?

El Purpurado recordó además, que es importante examinar y descubrir dónde pone cada uno su corazón. “¿Pregúntate como tratas a tus amigos, a tus alumnos, a tus familiares? Construye tu parroquia, tu iglesia, tu templo pero en tu corazón. Y quita de él lo que no te lleva a Dios, quita también el orgullo, la soberbia y el egoísmo”.

“Tenemos todos que recordar que la mayor riqueza es que Dios reine en tu corazón, que toda la humanidad reconozca que Dios tiene la guía, el mando y la orientación del mundo”, señaló recordando palabras del Santo Padre.

Por una comunidad unida

Del mismo modo, el Arzobispo de Lima instó a los fieles a no callar ante aquello que atente contra los principios de la Iglesia, pues recordó que todos los bautizados forman parte de ella y cómo tal están llamados a predicar con el ejemplo.

“No dejes que te callen fácilmente, aunque no te aplaudan, habla, esa es la Gran Misión Remar Mar Adentro, y verás que desde la Eucaristía sacarás fuerzas para hacerlo, porque Dios quiere que de una vez por todas los laicos como ustedes, con su palabra, su trabajo, su ejemplo y su oración le digan a sus compañeros y amigos todos somos iglesia”.

En este sentido animó a la comunidad parroquial de San Roque a que la creación de esta nueva Iglesia se convierta en un motivo para que los fieles se unan más y para que “el templo de cada uno de ustedes empiece a crecer en el rezo del rosario, en la adoración al santísimo, en la confesión frecuente, en la enseñanza del catecismo a los hijos, en la enseñanza de la religión en el colegio y en el buen ejemplo de cada uno en su lugar y en su trabajo”.

“Un templo que ilumina”

Por su parte el párroco de San Roque, padre Julián Barba Regalado, luego de agradecer la presencia del Cardenal señaló con gran emoción que “este acontecimiento es una respuesta real a nuestro anhelo pero que después de más de 40 años lo vemos realizado”.

“Esperamos que el nuevo templo sirva a los fieles para que en este tercer milenio ilumine los caminos de los niños, de los jóvenes y las familias, con la luminaria de la fe y del amor”, expresó el padre Barba.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]