Lima, 30 de agosto del 2004

 
   
 

“La cruz es la escalera más recta
que nos lleva al cielo”, recordó Cardenal Cipriani
en el Día de Santa Rosa

“No veamos la santidad como algo imposible, ni la historia de Santa Rosa como una novela que recordamos cada año, sino tengamos la sinceridad de preguntarnos por qué en mi vida diaria no puedo responderle a Dios con esa santidad”, destacó el Cardenal Juan Luis Cipriani, durante la misa por la Solemnidad de la primera Santa de América, realizada esta mañana en la Basílica Catedral.

En ese sentido, el Arzobispo de Lima pidió a Santa Rosa que derrame sus bendiciones sobre todos nosotros y nos ayude “a mirar nuestra vida con esa ilusión de ser muy amigos de Jesús acudiendo a la oración, respondiendo día a día cuando hay que dar la cara para sostener los principios éticos y morales y defender la familia y la honestidad”.

“Una vez en gracia de Dios, brotarán esos frutos de santidad, que -en primer lugar- te dan una felicidad y una paz interior en esta tierra e irradiarás a tu alrededor el ejemplo y liderazgo que tantos reclamamos. Por eso le pedimos a ella, la primera Santa de América, que veamos a la cruz como la escalera más recta que nos lleva al cielo”, señaló recordando este mensaje del sacrificio por el deber bien cumplido que nos dejó Santa Rosa.

Policías: actúen con moralidad y ética

Santa Rosa de LimaTras destacar las virtudes de la patrona de la Policía Nacional, el Pastor de Lima se dirigió a los miembros de esta institución quienes como todos los años participan de esta celebración eucarística. A todos ellos los instó a actuar con moralidad y ética. “El policía es como el ángel custodio que vela por los ciudadanos, para ello requiere un alto concepto de la moralidad de sus actos”, agregó.

“Existe un orden moral objetivo que no depende de encuestas. Has tu encuesta personal: ¿Cómo vivo? ¿Cómo cumplo mi deber al servicio de mi institución y de mi patria? Esa es la encuesta más valiosa, esa es la encuesta que Dios conoce”, subrayó el Cardenal Juan Luis Cipriani dirigiéndose a los miembros de la institución tutelar.

Asimismo, pidió a la santa limeña que los proteja, los llene de entusiasmo en el ejercicio de su sacrificada profesión, para que cuando se encuentran en situaciones difíciles, las resuelvan con justicia y sagacidad. “Que Santa Rosa los proteja, que les sirva de ejemplo, que los anime a rezar en esas largas jornadas de trabajo en lugares lejanos, en esas noches en vela y en ese diario sacrifico por defender el deber”.

Busquemos el bien común

En otro momento de la homilía, el Primado destacó la importancia de promover el bien común. “La motivación de tus actos no está en función de la coyuntura política, sino del alto deber que tienen de contribuir al bien común de la sociedad, esto es de vital importancia, para que cada institución –la Iglesia también- este en el lugar que corresponde”.

Explicó que “el bien común no es una masa de bienes que hay que repartir, sino que es el conjunto de circunstancias que permite que todo ser humano logre su perfeccionamiento en la sociedad, y por lo tanto facilite la paz, la felicidad, así como otros tantos derechos y deberes de las personas”.

La fiesta de Santa Rosa

Al finalizar la misa, el Cardenal Juan Luis Cipriani, junto al Nuncio Apostólico, Mons. Rino Passigato; el Obispo Castrense, Mons. Salvador Piñeiro, y los Obispos Auxiliares de Lima, Mons. José Antonio Eguren y Mons. Carlos García, acompañaron la procesión de Santa Rosa, seguido de un nutrido grupo de fieles devotos.

En su recorrido por el Centro de Lima, Santa Rosa recibió el homenaje de la Policía Nacional del Perú, así como de Palacio de Gobierno, la Municipalidad de Lima, entre otras instituciones.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]