Lima, 4 de diciembre del 2004

 
   
 

“Los Obispos tenemos hoy más que nunca el deber
de infundir confianza”, recuerda Cardenal Cipriani

“Los obispos tenemos el deber de infundir confianza, de proclamar ante todos la razones de la esperanza cristiana”, resaltó el Cardenal Juan Luis Cipriani durante la ceremonia de ordenación del Obispo de la Prelatura de Yauyos- Cañete, Monseñor Ricardo García García.

“El obispo es profeta, testigo, es servidor de dicha esperanza, sobretodo cuando más fuerte es la presión de una cultura que margina toda apertura a la vida eterna”, continuó, al destacar la importancia de la oración de todos para que los Obispos cumplan con su misión pastoral.

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú señaló que un Obispo “muchas veces tendrá que ser mártir, no por la sangre derramada, sino por algo más difícil: ser fiel a la verdad que tiene obligación de proclamar el Magisterio que nos muestra el Santo Padre”, para lo cual –continuó- tendrá que “dejar de lado el amor propio, la soberbia y el orgullo”.

El misterio episcopal

Durante la homilía, el Cardenal resaltó la esencia de la identidad de un Pastor: “Seamos conscientes en cada momento del día de que en el cumplimiento de nuestro ministerio de Obispos contamos con una gracia divina especial y por tanto Dios espera de nosotros una correspondencia fidelísima”.

En ese sentido, recordó que “el fin de la Iglesia está claro y se refiere a promover la santidad entre todos los fieles según la vocación propia de cada uno. Por ello, “el Obispo dispensador principal de los misterios de Dios ha de cuidar incesantemente que los fieles que le están encomendados crezcan en la gracia por la celebración de los sacramentos y conozcan y vivan el misterio pascual”, continuó, recordando palabras de Juan Pablo II.

El Arzobispo Primado consagró al nuevo Obispo de la Prelatura de Yauyos- Cañete, en una emotiva y solemne Eucaristía que fue concelebrada por numerosos Obispos y Sacerdotes en el Santuario de la Madre del Amor Hermoso de Cañete. Cientos de fieles siguieron la celebración bajo un inclemente sol.

Antes de la ordenación, el Nuncio Apostólico, Rino Passigato dio lectura al Mandato Apostólico a través del cual el Papa Juan Pablo II confirió a Monseñor Ricardo García, el ministerio de pastorear la Iglesia en dicha Prelatura.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]