Lima, 10 de diciembre del 2004

 
   
 

Cardenal Cipriani inauguró
Congreso Mariano Internacional

Arzobispo de Lima hizo un llamado a recuperar la dimensión esencial de la persona humana.

Con un llamado a recuperar la dimensión esencial de la persona humana, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne inauguró el Congreso Internacional “La Inmaculada Concepción, una verdad de fe para el tercer milenio”, que organiza el Arzobispado de Lima y la Asociación “Vida y Espiritualidad”, en el marco de las celebraciones por el 150 aniversario de la proclamación de esta verdad de fe.

“Ahora cuando una cultura se empeña en maltratar la dignidad fundamental de los hombres y mujeres, los invito a emprender una verdadera cruzada de pureza, es decir a recuperar la dimensión esencial de la persona humana, su capacidad de amar...No podemos dejar que nos arranquen esta cualidad esencial: la pureza de cuerpo y alma. Cada uno tiene que mantenerla en el estado en el que vive”, manifestó el Purpurado.

Este congreso que pone fin a las actividades que se realizan en la capital peruana para celebrar los 150 años de proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, “también nos invita a tomar conciencia de la magnitud del daño que el pecado original ha introducido en nuestra naturaleza”, continuó el Pastor de Lima.

“Si se niega o silencia el pecado original, se quiere afirmar una idea de un hombre totalmente liberado de una dependencia sobrenatural de un creador, un hombre que no reconoce sus límites y se pone en el lugar de Dios”, expresó.

Revalorizar la grandeza del Bautismo

Dirigiéndose a los participantes, continuó: “este dogma nos lleva a revalorizar en nosotros la grandeza del sacramento del Bautismo, por el que renacemos a la condición de hijos de Dios. Lo que Juan Pablo II ha definido de modo programático para todo un milenio: la primacía de la gracia”.

El Cardenal terminó su participación, invocando a la Virgen María para que la Iglesia retome el ritmo de la nueva evangelización que el Papa nos pide. “Sé tú María Inmaculada, quien nos acompañe en este camino de conversión y de santidad, en esa lucha contra el pecado, en la búsqueda de esa verdadera belleza, que siempre es huella y reflejo de la belleza divina”, rezó.

En la ceremonia de inauguración, el Nuncio Apostólico, Rino Passigato impartió a los organizadores y participantes la bendición del Papa Juan Pablo II, dando lectura a un mensaje enviado por el secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Angelo Sodano.

“El Santo Padre muestra su complacencia por esta iniciativa y los invita a seguir proponiendo al pueblo de Dios, las raíces de este dogma que forma parte integrante e irrenunciable de piedad del pueblo cristiano”, pronunció Monseñor Passigato.

Una verdad de fe para el tercer milenio

El Congreso Mariano que se extenderá hasta el domingo 12 se inició con la conferencia “El dogma de la Inmaculada Concepción”, a cargo del R.P. Juan Luis Bastero, profesor de Teología dogmática de la Universidad de Navarra (España). Seguidamente el Coro Nacional deleitó a los asistentes con selectas interpretaciones marianas y villancicos.

El sábado 11, en la sesión de la mañana, el Cardenal Georges Cottier, O.P, teólogo de la Casa Pontificia de Roma, tendrá a cargo la teleconferencia que da título al Congreso. Por la tarde, don Luis Fernando Figari, Fundador y Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana, expondrá sobre “La Inmaculada Concepción y la Vida Cristiana”.

En el último día del congreso, el domingo 12, el Obispo de Ibarra (Ecuador), Monseñor Julio Terán, S.J., profundizará en el dogma de la Inmaculada Concepción y su relación con la Eucaristía.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]