Lima, 11 de julio del 2004

 
   
 

El orden público debe ser una responsabilidad
compartida, señaló el Pastor de Lima 

El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió, en la Catedral de Lima, la Santa Misa en homenaje a aquellos policías que han sufrido algún tipo de agravio en el cumplimiento de su deber. Durante la ceremonia el purpurado solicitó a la sociedad asumir la responsabilidad de la búsqueda de la paz en el orden público y pidió a los agentes hacerse respetar con una conducta honesta.

“La responsabilidad de la paz en el orden público, en primer lugar, es de los padres de familia, ellos tienen que cuidar a sus hijos. Las escuelas, colegios y universidades tienen que velar para que haya orden al interior de sus instituciones. La sociedad en general debe cuidar el respeto a lo que es el orden en el tráfico. Los municipios tienen que velar por un orden y por un buen mantenimiento de la sociedad”, manifestó.

Una mayor exigencia

Del mismo modo, el Pastor de Lima solicitó un mayor esfuerzo a los policías en las actuales circunstancias en las que vive el país y los instó a que no dejen caer sus ánimos a pesar de la adversidad, pues la patria agradece el servicio que ellos prestan.

“Un suplemento de esfuerzo ¡sí!, el país requiere de ese orden y les pide ese extra de esfuerzo, pero también hay que reclamar a la sociedad una mayor responsabilidad. Por eso levanten su estima, forman parte de una institución muy importante pero también convoquen a que sea toda la sociedad la que responda a los retos actuales”, agregó.

Sean portadores de valores

En este sentido el Cardenal Juan Luis Cipriani solicitó trabajar unidos por recuperar con honradez el nivel de los policías. “Todos ustedes policías, entraron a este trabajo con otra vocación, y poco a poco se tendrá que recuperar el nivel de la policía en este país que les agradece tanto el trabajo que realizan, pero al mismo tiempo les exige honradez y esfuerzo”.

“Todos los policías deben entregar sus vidas, pero a los valores, a la verdad, a desterrar la envidia, a desterrar ese querer ser egoístas para ocupar puestos mejores, yo les digo sean familia, estén unidos”, exhortó.

Al término de la homilía, el Arzobispo de Lima pidió la bendición de la Virgen del Carmen a los policías para que sean virtuosos y cumplidores de su deber. “Yo no hablo de policías angelicales, sino de hombres y mujeres honestos, que cumplan su deber unidos y al mismo tiempo que con su conducta se hagan respetar siendo portadores de los valores que la sociedad les ha delegado”.

En la ceremonia estuvieron presentes: el ministro del Interior Javier Reategui, el director general de la Policía Nacional, Félix Murazzo Carrillo y las más altas autoridades de la institución tutelar, quienes acompañaron a un total de 525 efectivos que en los dos últimos años sufrieron lesiones de diversa consideración, a consecuencia de intervenciones a favor de la seguridad ciudadana y el control del orden interno en el país.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]