Lima, 18 de julio del 2004

 
   
 

Pastor de Lima: el futuro del país
está en el respeto a la verdad y la justicia

Durante su homilía dominical en la Basílica Catedral de Lima, el Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó que al país le hace falta llegar a una madurez espiritual para poder afrontar los problemas morales, de verdad y de justicia que hoy lo aquejan.

“Si yo no tengo una madurez espiritual, entonces Jesús permanece como ausente en la sociedad y en la familia, en cambio si yo maduro en Cristo cuando me toca ser padre de familia, trabajador, o cuando atraviese algún problema o enfermedad, mi madurez y mi experiencia iluminarán mi vida y la de la sociedad entera”.

Verdad y justicia: pilares de una sociedad

En este sentido el Arzobispo de Lima, expresó apenado el que actualmente la sociedad peruana no sea el reflejo de personas que viven en Cristo. “Cristo está ausente en nuestro país, no hay valores cristianos en nuestra vida pública”, dijo el purpurado.

“Acerquémonos a estas Fiestas Patrias queriendo vivir la alegría de nuestro país, y que este derecho y deber nos obligue a reclamar que en la vida pública, de manera especial, se reflejen más los valores de la verdad, de la justicia y de la solidaridad”, expresó.

Del mismo modo agregó que “La verdad y la justicia deben ser como las columnas de cualquier proyecto de país. La verdad es un valor sin el cual no hay futuro, no se puede construir una sociedad en la mentira, tarde o temprano se derrumba, la justicia es otro valor. No se pueden atropellar los derechos de los demás durante mucho tiempo”.

Un país con futuro: tarea de todos

Del mismo modo explicó que sólo en un país dónde su población se preocupe por defender la verdad y la justicia, tendrá un mejor futuro para sus hijos, por lo que exhortó a los peruanos a participar más activamente en la búsqueda de estos valores.

“No hay aprecio por la verdad, no hay aprecio por la justicia, este es un juego en que el 99% de los peruanos estamos ausentes, no jugamos en la decisión del futuro de nuestra patria. Intentémoslo, no bastan las palabras necesitamos hechos”, indicó.

Por otra parte, el Primado de la Iglesia en el Perú explicó que “la religión católica no es una especie de líquido para adormecer las conciencias y decir a los demás que no se preocupen, que Dios es muy bueno. La religión católica promueve unos valores y cuando no ve los valores reclama en nombre de esa fe y de ese mensaje de Cristo”.

El purpurado aclaró que la Iglesia reacciona cuando se apagan las luces de los valores cristianos y va rápidamente a tratar de encenderlos. “Se ha apagado la luz de la verdad, y la Iglesia tiene la obligación de rápidamente poner un motor a funcionar para que se vuelva a encender la verdad, por que si no hay verdad, no hay futuro en una sociedad”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]