Lima, 25 de julio del 2004

 
   
 

Cardenal Juan Luis Cipriani: “Vivamos el hoy como
un permanente presente de la eternidad”

A pocos días de las celebraciones de Fiestas Patrias, el Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó durante su homilía en la Basílica Catedral de Lima, que los peruanos estamos llamados a “vivir el hoy como un permanente presente de la eternidad”, aceptando el dolor y las adversidades como una gran fuerza interior.

“La eternidad se inicia en esta vida con ese enorme regalo que es la Eucaristía, porque cuando uno vive en la gracia de Dios participa de Cristo que es eterno y al comer su cuerpo entraremos en el mundo de la eternidad, por eso, de tus caídas saca fuerzas, de tus debilidades aprende, de esos momentos que llamas difíciles saca lecciones positivas, porque Dios esta con nosotros”, afirmó.

La oración fuente de confianza

Por otra parte, el Arzobispo de Lima exhortó a los fieles a acercarse más a Dios mediante la oración, pues es el camino por cual podemos llegar a Él. “La conversación con Dios debe ser como una conversación entre padre e hijo. Hay que tener confianza en la oración cuando te dirijas a Dios”, expresó.

En este sentido, el Purpurado agregó que en esta relación con Dios, no hay que tener miedo de entregarle la vida, “muchas veces el Señor te dice ámame con todo tu corazón, ámame más que a todos, más a que a tu familia. Esto no quiere decir que todo lo que tu le das te lo va a quitar, el 99% te lo devuelve y te dice gracias porque crees en mi, gracias porque confías en mi y todo lo has puesto en mis manos, yo lo bendigo y te lo devuelvo.”

Asimismo, el Cardenal Juan Luis Cipriani explicó que ante la falta de confianza y de fe en el mundo moderno, la Iglesia tiene que recordar a Cristo siempre, “El mundo de hoy no acepta sus pecados, cuando se habla de la corrupción y de la injusticia, se habla de pecado. Por eso es importante que la Iglesia dialogue constantemente con la cultura contemporánea para que el mensaje de Cristo no se apague, tenemos que recordarle al mundo de hoy que el estar en pecado significa estar muertos”, enfatizó.

Un Perú unido en la oración

Finalmente el Pastor de Lima pidió al pueblo peruano rezar mucho y trabajar unidos en Cristo desde donde nos toque hacerlo, “hermanos cada uno con sus limitaciones, en el lugar donde Dios le ha puesto, puede hacer maravillas por el prójimo, por sus hijos, en su trabajo y en su familia”.

“Les deseo a todos unas felices Fiestas Patrias, recemos unos por otros y hagamos de nuestra vida, una vida iluminada por la fe. Le pedimos a Nuestra Madre Santa María, que encienda la luz de la fe, de la oración, del dolor y de la confianza, para que cada uno desde donde esté procure luchar con la ayuda de Dios para hacer de su vida una maravilla”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]