Lima, 12 de marzo del 2004

 
   
 

Cardenal Cipriani habla de La Pasión de Cristo
“NADIE QUE LA VEA VA A QUEDAR IGUAL...
NO VA A DEJAR INDIFERENTE A NADIE”

Un realismo “que es perfectamente fiel a lo que dice el Evangelio y hará reflexionar a mucha gente sobre el inmenso amor de Dios y el gran dolor de su sacrificio”. Así se refirió el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne a la película La Pasión de Cristo, luego de asistir a una función especial que contó con la presencia de obispos y sacerdotes de Lima.

“Esta película no va a dejar indiferente a nadie. Es un signo de contradicción. Nadie que la vea quedará igual”, declaró al término de la proyección, recomendando la película vivamente a los sacerdotes y a todas las personas.

“Creo que tanto amor, dolor y misericordia va a remover a mucha gente. El Evangelio nos consuela. Todo esto ha sido para el perdón de mis pecados y la salvación del mundo y para rehacer una nueva alianza”, enfatizó.

Estando cerca de la Semana Santa, el Arzobispo de Lima hizo un llamado a los fieles para “abrir el corazón a la palabra de Dios que nos está interpelando con esta película. Si hay sinceridad y humildad en el corazón del hombre, va a reconocer que el mundo está hecho por amor a través de la Cruz”.

Asimismo, pidió que “no tengamos miedo” y “veamos con claridad el drama de la cruz en nuestras propias vidas”. “El mundo está sediento del amor de la Resurrección pero ese amor pasa por el dolor de la cruz. No hay gozo sin dolor ni amor sin conversión. El mundo a veces quiere solo el fruto pero le da miedo pasar por la cruz y toda vida humana tiene cruces”, indicó.

No es violenta

Al tener conocimiento real del contenido de la película, el Primado de la Iglesia peruana indicó que en el filme la violencia no es una exageración pues acerca al espectador al sufrimiento que vivió Cristo antes de morir.

“Honestamente hay películas infinitamente más violentas, escabrosas y con mala intención. Aquí hay un realismo en las imágenes pero no podemos decir que es violenta, porque la intencionalidad es mostrar una muerte por amor”, aclaró.

El Arzobispo de Lima pidió a los espectadores ir más allá de las escenas para valorar el mensaje de la película y recordar “que Dios permite este dolor para que la humanidad logre el perdón, la reconciliación de Dios con la humanidad. Estamos viendo el momento en que hay un cambio en la historia de la humanidad para siempre”.

Señaló que para los Católicos, “este conjunto de amor y dolor nos hace ver cómo la cruz es la conclusión de la Última Cena y cómo todo ese sacrificio se renueva en cada misa”, mientras “para los sacerdotes, para quienes asisten a Misa va a ser de gran ayuda compartir el sacrificio del altar recordando estas imágenes”.

Críticas programadas

Al expresar sus impresiones sobre la cinta dirigida por Mel Gibson, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne afirmó que el supuesto antisemitismo no se evidencia en ningún momento.

“No he visto en los diálogos, ni en alguna imagen que se quisiera resaltar un odio a los judíos. Cristo que muere por la humanidad convoca al perdón, a la reconciliación”, indicó.

Para él, los cuestionamientos son “críticas programadas ante la enorme carga evangelizadora y el enorme bien que va a hacer esta película. Lamentablemente vemos que algunos se rasgan las vestiduras queriendo evitar el bien. Creo que la cinta va a hacer muchísimo bien”.

 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]