Lima, 24 de marzo del 2004

 
   
 

Cardenal Cipriani recuerda
a primer sucesor de San Josemaría

“MONSEÑOR ÁLVARO DEL PORTILLO
DEJÓ UNA HUELLA IMBORRABLE”

Al cumplirse el décimo aniversario del fallecimiento del Siervo de Dios, Monseñor Álvaro del Portillo, quien sucediera en la Prelatura del Opus Dei a su fundador San Josemaría Escrivá de Balaguer, el Cardenal Juan Luis Cipriani evocó ayer su entrega en cuerpo y alma como buen cristiano, sacerdote y padre.

“Para miles de personas de todos los rincones del mundo, la experiencia de conocer, tratar y escuchar a Don Álvaro marcó una huella en sus vidas que no olvidan”, recordó el Arzobispo de Lima durante la misa celebrada en la Iglesia Santísimo Nombre de Jesús, a la que asistieron miembros del Opus Dei y numerosos amigos de la obra.

Agregó que “esa huella que deja la gente buena, nace de Dios, de su gracia, y sólo se logra imprimir cuando Él quiere señalar de una manera especial a sus hijos fieles”.

El Prelado de la Iglesia Peruana señaló que en la diaria convivencia con los amigos, en el trabajo, en los estudios, la gente buena está presente y por sus acciones y actitudes es que se puede sentir su presencia y recordarles.

“A Don Álvaro, por ejemplo, que fue un hombre bueno, siempre lo tenemos presente. Qué sencillo, qué humilde, siempre de buen humor y en paz... así lo recuerda la gente. Eso decían cuando lo conocían y aún lo señalan cuando hablan de él”, mencionó.

Su razón de fuerza era la Santa Cruz

Al hacer referencia al recuerdo dejado por quien fuera Prelado del Opus Dei, el Cardenal Cipriani evocó sus palabras. “Sólo con la lógica de la Santa Cruz, donde el dolor se convierte en medicina y la muerte en vida nueva, podemos vislumbrar la explicación y el sentido profundo del redentor, generador de gracia para la Iglesia a lo que permanece inexplicable de la mirada humana”, citó.

El Arzobispo de Lima explicó que quien deja huella a lo largo de su vida, “ama la Santa Cruz y se abraza a ella para en la convivencia con los demás ser sereno y convincente. Ahí está la razón de su bondad y su fuerza, en su unión con el Señor“.

“Monseñor Álvaro tenía ese secreto de la sonrisa llena de paz, que cambió el corazón de miles de personas... Pidámosle en esta ocasión para que interceda y nos ayude a tener esa bondad que respiraba”, señaló ante la concurrencia.

Recordó que con ayuda del Señor, cada uno puede dejar huella en los demás, “con detalles que en apariencia son menudos pero grandes ante los ojos de Dios”.

Citó entre estos “la puntualidad en el cumplimiento del deber, la sonrisa a quien lo necesita aunque tengas el alma con dolor, el tiempo que dedicas a la oración, la ayuda a quien te busca y esa práctica de la justicia que va más allá por la gracia de la caridad”.

Dios nos quiere más comprometidos

Al recordar la sencillez de Monseñor Álvaro del Portillo para acercarse a quien lo necesitaba, el Arzobispo de Lima destacó la importancia de seguir el ejemplo del Siervo de Dios, cuya causa de Canonización se inició el pasado 20 de marzo.

“Dios nos pide una entrega cada vez más profunda. No podemos aceptar lo que pretende establecer el mundo contemporáneo. Quieren que no se hable de Dios; que haya una moral que depende de cada uno; no se dé una postura clara sobre la verdad, el bien, la Comunión, la Eucaristía o el ayudarnos unos a otros. Eso no lo vamos a aceptar los católicos”, dijo en tono enfático el Cardenal Cipriani.

Aprovechando la asistencia, hizo un llamado a participar en la Gran Misión Remar Mar Adentro, que ha impulsado en la Arquidiócesis de Lima con el fin de que la comunidad despierte y, como católica, exprese su posición normal y sincera. “No perdamos la sensibilidad por las cosas de Dios”, precisó.

Finalmente, sin dejar de lado las enseñanzas de Monseñor Álvaro del Portillo, el Cardenal Cipriani invitó a los asistentes a ponerle ‘sal a la vida' y a luchar para fortalecer la fe. “No hace falta ser un genio, sino tener fortaleza. Esta nos colma de alegría para hacer un gran apostolado”, puntualizó.

 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]