Lima, 1 de noviembre del 2004

 
   
 

Miles de fieles despidieron al Cristo Moreno

Arzobispo de Lima invocó a llevar siempre al Señor de los Milagros en nuestros corazones, al culminar las celebraciones del Mes Morado.

El Cardenal Juan Luis Cipriani, presidió la Misa en Honor al Señor de los Milagros, antes de su último recorrido por las calles de Lima. Tras la breve procesión, acompañada de una multitud de fieles, la venerada efigie descansará en el Monasterio de las Hermanas Nazarenas Carmelitas Descalzas, hasta el próximo año.

Durante la homilía de hoy, Solemnidad de Todos los Santos, el Arzobispo de Lima, invocó a los católicos a seguir el ejemplo de los buenos cristianos que por su vida y por sus obras fueron elevados a los altares. “Hoy festejamos y pedimos su ayuda a esa multitud incontable que alcanzó el cielo después de pasar por este mundo sembrando amor y alegría, sin apenas darse cuenta de ello”, agregó.

Los católicos veneramos con infinito amor

Asimismo, pidió a las sectas no confundir la identidad católica de nuestro pueblo con ideas falsas. “Es una pena que a veces quieren confundir a la Iglesia con esa mentira tan frecuente de que los católicos adoran ídolos”, señaló, al explicar que “nosotros veneramos con infinito amor la imagen del Señor de los Milagros”.

El Pastor de Lima, señaló además que es deber de cada católico “custodiar esa fe que nos han entregado el mismo Cristo”, durante la Gran Misión ‘Remar Mar Adentro’.”En tiempos difíciles, la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, tiene que recordar la verdad revelada, aunque no sea popular”, destacó, no sin antes exhortar a los fieles, a ser católicos “las 24 horas del día”.

“La Iglesia tiene el deber de ser una reserva moral donde la verdad; la presencia viva de Cristo en la Eucaristía; la realidad del matrimonio de uno con una y para toda la vida; la familia; el respeto a la vida, especialmente la de los no nacidos; la realidad del hecho de que Cristo ha resucitado y vive entre nosotros, y tantas otras verdades, tienen que recordarse en voz alta y constantemente”, prosiguió.

Señor de los Milagros: Quédate en mi corazón

Al citar al Papa Juan Pablo II, el Arzobispo Primado recordó que el Señor de los Milagros está siempre con nosotros en la Eucaristía, especialmente en este año dedicado al Cuerpo y la Sangre de Cristo. “Hoy al despedir al Señor de los Milagros en esta Eucaristía digámosle: Quédate en mi corazón, en mi vida, en mi conducta, en mi familia, en mi enfermedad, en mis alegrías y tristezas, en mi lucha por ser cada día más amigo tuyo, en mis deseos de pedirte perdón cuando caigo en el pecado”.

En ese sentido, destacó la importancia de asistir a misa todos los domingos. “El Señor de los Milagros se queda en la Eucaristía, esa es la promesa cumplida de Jesús de estar con nosotros hasta el final del mundo”, manifestó antes de agradecer a la Hermandad, así como a las Madres Nazarenas Carmelitas por su encomiable dedicación para acrecentar la devoción al Cristo Moreno.

Asimismo, agradeció a la multitud que durante todo el mes de octubre vivió con fervor la “Cuaresma Limeña”. “Qué bueno eres con este pueblo que año a año crece en número y en amor. Señor de los Milagros bendice a esta reserva moral para que ilumine la oscuridad de un mundo que huye de Dios, que dé amor y esperanza a la familia, que dé vida a esos niños que son atacados de los vientres de sus madres”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]