Lima, 10 de noviembre del 2004

 
   
 

Directivos de ODEC´s del país reflexionan sobre
nuevos desafíos de la enseñanza del curso de Religión

El Encuentro Nacional de Directores y Subdirectores de Oficinas Diocesanas de Educación Católica de este año, fue ocasión para que el Cardenal Juan Luis Cipriani recordara el nuevo reto del curso de Religión, ante la falta de modelos que los estudiantes pueden encontrar en sus hogares, y el avance de la “revolución de la comunicación”.

En su calidad de Presidente de la Comisión Episcopal de Educación y Cultura, el Pastor de Lima tuvo a su cargo la reflexión central del encuentro, que se realizó del 9 al 11, donde se revisaron las líneas de acción acordadas en la reunión del año pasado, y se presentó un informe de la educación católica en el Perú.

Durante su participación, el Primado de la Iglesia en el Perú, explicó que ante la situación actual, a los docentes de Religión les corresponde orientar a los jóvenes y niños para que sepan diferenciar el bien del mal, y la verdad de la mentira.

Respecto a lo primero, se refirió a más del 60% de alumnos que no tienen la figura del padre o la madre en sus hogares. “¿Cómo hago yo para decirle qué está bien o mal si quienes deben actuar como modelo no lo son y a veces no es posible encontrarlos en la propia familia? ¿Cómo uso ese ejemplo tan dinámico, de la fortaleza de la unidad matrimonial si el modelo clásico está roto?”, interrogó.

En cuanto a la necesidad de orientar a los educandos en la verdad y la mentira, dijo que esto es necesario ya que por la “revolución de la comunicación” -es decir el avance de la ciencia y la tecnología- y la globalización que ha generado, hoy existe una situación de confusión.

“Pienso que la cultura contemporánea, que no es sino lo efímero, está confundiendo en la mente de la gente la capacidad de distinguir el error. En este campo de una variación tan rápida, de una comunicación tan intensa, yo creo que los chicos viven sin saber ‘yo qué hago, dónde vamos, cuál es el rol’ , porque no es fácil manejarse”, enfatizó.

La luz del magisterio

Ante esta situación, señaló a los asistentes que el gran desafío de la pedagogía en el campo religioso está en mostrarle a los estudiantes, el camino de retorno hacia Dios.”Eso significa Religión, religare, volver a unir, a Dios con su creación”, precisó.

Destacó que el Magisterio de la Iglesia existe para consultar temas como la clonación y la globalización ya que “estudia y emite una luz que ilumina el problema para conocer cómo se ve a la luz de lo que Dios quiere. Ese es el desafío de la Religión, algo muy profundo pero muy concreto”.

Para hacer frente a este reto, el Arzobispo Primado destacó la importancia de que las ODEC no sólo lleven a sus jurisdicciones el alimento material sino por sobre todo el alimento espiritual.

Señaló que esto conlleva a la necesidad de que cada sede capacite a sus docentes para que entiendan qué cosa es la fe y la teología. “Es bueno que ese mensaje lo sigan llevando constantemente a todos los rincones”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]