Lima, 24 de octubre del 2004

 
   
 

“Comunión y Liberación” celebró medio siglo
de fundación con peregrinación y misa
en la Catedral de Lima

Más de quinientos miembros peruanos del Movimiento “Comunión y Liberación” llegaron minutos antes de las once de la mañana a la Basílica Catedral de Lima, tras una peregrinación que se inició dos horas antes en el Santuario de las Nazarenas, para participar en la misa que por los 50 años de su fundación celebró el Cardenal Juan Luis Cipriani.

Durante la homilía, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, felicitó a los miembros de este movimiento fundado hace medio siglo en Milán, Italia. “Sigan con ese gozo extendiendo la semilla de Cristo en todos los ambientes de la sociedad”, exhortó, al resaltar que “en cada instante de nuestra vida tenemos ocasión de renacer, ser un nuevo sujeto, un nuevo hijo de Dios, de vivir una nueva experiencia fascinante, creativa, llena de ilusión y de alegría”.

En ese sentido, señaló que en el mundo actual en el que impera el materialismo es necesario un suplemento de espiritualidad. “Hay una crisis de espiritualidad al no volver los ojos a Cristo vivo que a través de su cuerpo alimenta mi alma. Cristo vivo que en el sacramento de la reconciliación cura mis heridas del alma, al perdonar mis pecados. Cristo vivo que me hace presente con el Padre al Espíritu Santo para que yo pueda orar”.

Por ello, resaltó la importancia del diálogo con el Señor, a través de la oración sincera. “Ese encuentro es el que genera una nueva criatura, en ese salir yo de mi mismo al encuentro de Dios que viene hacia mí y surge ese ser cristiano. No soy yo el que vivo, es Cristo el que vive en mí. Y ese ser cristiano genera un nuevo modo de ver la vida, la realidad, el mundo, las relaciones humanas”, agregó el Pastor de Lima.

Experimentemos un resurgir de espiritualidad

“Encomendémonos en la Virgen María para que haya un resurgir de espiritualidad, un suplemento de alma de oración que dialoga con Cristo, que lo ve, que lo oye, que lo quiere. De esa experiencia cristiana brotará por iniciativa divina maravillosas vocaciones al matrimonio, a la vida consagrada, al sacerdocio”, destacó el Cardenal, al recordar al Papa.

“Juan Pablo II nos implora desde su casi total limitación física, desde la cruz del calvario, en silencio para que aprendamos a orar, a dialogar, a experimentar cada día lo fascinante que es encontrarse con Cristo vivo en primer lugar en la Eucaristía, al mismo tiempo en la reconciliación, en ese curar las heridas que no nos dejan vivir, que nos tienen llenos de miedo, de temor, de terror, de violencia y de injusticia”, expresó.

Asimismo, manifestó –en Palabras del Santo Padre- trabajar en la tarea evangelizadora “Remar Mar Adentro”. “Continúen anunciando a todos la belleza, la alegría que tiene el encuentro con el Redentor del hombre, que proclama con vigor la misericordia divina, que recuerda a la humanidad a veces desalentada que no debe tener miedo, porque Cristo es nuestro futuro”, recalcó.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]