Lima, 19 de setiembre del 2004

 
   
 

Cardenal Juan Luis Cipriani:
“Los Sacramentos nos llevan a la Unidad”

El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani realizó una visita pastoral a la Parroquia “El Divino Maestro”, donde reflexionó acerca de la unidad de la Iglesia y los sacramentos que nos llevan a la unidad. “Cristo vive entre nosotros a través de los sacramentos. Él es la cabeza de la Iglesia y su representante en la tierra es el Papa. Debajo del Papa están los obispos, siempre unidos y colaborando con Él”, afirmó.

En el Acto Litúrgico recordó que conforme los tiempos van cambiando, la Iglesia debe ir enseñando a las comunidades. “Si bien, cuando Cristo estuvo en la tierra no existían la televisión, el internet, la droga, la clonación; es importante que ahora la Iglesia hable y enseñe acerca de cada uno de estos cambios, apoyándose siempre en la Palabra de Dios”, explicó.

El Primado invocó a la comunidad a conversar con Dios mediante la oración espiritual y la confesión. Explicó que del mismo modo que en la vida diaria hablamos con un amigo también debemos hacerlo con Cristo.

Asimismo, aclaró que en el Sacramento de la Confesión el Sacerdote actúa en representación de Cristo, sin embargo “existen muchas personas que se conforman con la confesión directa con Dios y no comprenden que el Sacerdote representa a Cristo y perdona en Su nombre”, dijo.

Agregó que, gracias a la confesión, se puede participar del Sacramento de La Eucaristía. “El Sacerdote al momento de la consagración dice este es mi cuerpo y esta es mi sangre. Y estas palabras, que vienen de Jesús, nos permiten habitar en Él. Por eso nosotros formamos parte del Cuerpo de la Iglesia, y cuando el cuerpo no está unido a la cabeza, eso no es Iglesia”.

La oración como medio de salvación

Dentro de su homilía, el Cardenal Juan Luis Cipriani exhortó a la comunidad a hacer oración, a pedir y dar gracias a Dios. “Él quiere que todos nos salvemos, por eso la Iglesia está abierta a todos los pecadores. Que nadie diga, yo que soy pecador no puedo, porque Cristo vino a buscar a los pecadores y la Iglesia no la conforman solamente el Obispo, los Sacerdotes, y los religiosos, sino todos nosotros”.

En ese sentido, fue enfático al señalar que no se puede servir a Dios y al dinero al mismo tiempo. “Debemos tratar de que el mundo sea más justo y rezar por todos aquellos que ocupan cargos, para que sean buenos. No obstante, cuando sea necesario, también hacer valer nuestros derechos, pero siempre procurando dar el ejemplo”, afirmó el Primado.

Al término de la misa en la que estuvieron presentes el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Carlos García y el párroco de “El Divino Maestro”, Alipio León Toledo, el Cardenal Cipriani saludó y bendijo a toda la comunidad parroquial e instó a la unidad y a la consecutiva práctica de los sacramentos.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]