NOTA DE PRENSA

 

Lima, 3 de abril de 2005

 
   
 

Cardenal Juan Luis Cipriani
expresa que hoy se inaugura
un tiempo nuevo de esperanza
en la Iglesia y la humanidad

Voz de los peruanos sigue siendo una: ¡Gracias Santo Padre!

A las 10:00 a.m., las campanas de la Catedral de Lima nuevamente doblaron. Con su triste y lento eco, las puertas de la Iglesia Primada se abrieron para unir los corazones de los peruanos en un solo latido. El Cardenal Juan Luis Cipriani, quien presidió la Misa de Sufragio por el eterno descanso del Sumo Pontífice, concentró su mensaje en un especial pedido: “busquen la Santidad en el ejemplo de Juan Pablo II, el hombre Santo de nuestro tiempo”.

Galería de imágenes
Hacer click sobre la foto para verla mejor.

Lima amaneció con las banderas a media asta. En el atrio de la Catedral, velas y flores seguían rodeando la imagen de Juan Pablo II. Las oraciones no cesaron en la madrugada, y se volvieron más profundas en la Misa de Sufragio donde se recordó la Fiesta de la Divina Misericordia, devoción muy querida por el Santo Padre.

“Juan Pablo II ha mostrado al mundo lo que es un santo, un hombre alegre, artista, amigo, trabajador infatigable y profundamente enamorado de la Eucaristía", dijo el Cardenal Juan Luis Cipriani, ante los cientos de peruanos que se congregaron en la Basílica Catedral y la Plaza Mayor, y los miles que siguieron la transmisión por los medios de comunicación radiales y televisivos.

En su mensaje, recordó el rotundo “No tengan miedo”, del Santo Padre. “ Esta sociedad huye del dolor, se encierra en su egoísmo. Juan Pablo II ha tocado la camp ana fuerte al inicio del s. XXI para anunciarnos con su ejemplo, lo que Él nos decía: preparémonos para una nueva primavera”.

“Esta nueva estación –agregó- requiere que abramos las puertas de nuestros corazones a Cristo. Si realmente queremos recordar a Juan Pablo II como amigo, seamos fieles a sus enseñanzas. Él nos dice con su ejemplo de solidaridad, fraternidad, unión, respeto a la cultura: Jesús te llama”.

Juan Pablo II es motivo de enorme esperanza

El Primado de la Iglesia en el Perú destacó: “Qué bueno era el Papa, qué cercano, cómo se hacía querer. Pues Juan Pablo II es el fruto maduro de lo que la Iglesia nos pide a todos: la santidad. Por eso hermanos, busquémosla en su ejemplo... Él es el fruto maduro de nuestra Iglesia, motivo de enorme esperanza... el mundo se desborda ante la fuerza de Juan Pablo II, un hombre Santo”.

Señaló que ahora se inaugura un tiempo nuevo de esperanza en la Iglesia y la humanidad. “Es hora de poner en práctica algo providencial. La humanidad ha perdido un gran hombre pero el tesoro de la cultura hum ana ha recuperado unas enseñanzas que deben ser objeto de nuestra meditación y acción”.

El Santo Padre nos dice: Gracias

Ante las muestras de cariño de los peruanos, expresadas hacia el Santo Padre, durante su enfermedad y hoy cuando se le recuerda por su partida a la Casa de Dios, el Purpurado señaló que “desde donde está, Juan Pablo II nos dice ¡Gracias!.

Durante la Eucaristía tuvo unas palabras de agradecimiento especial para la prensa del país, por permitir a través de su labor que se recuerde al Santo Padre en su bondad y ejemplo; y que el mundo se una, teniendo presente a “Juan Pablo II, el gran comunicador”.

Unidos en la oración

El Cardenal Cipriani pidió oraciones por el alma del Pontífice; y por los Cardenales encargados de elegir al nuevo Papa para que el Espiritu Santo los ilumine, y “actuemos conforme a lo que Dios quiere para su Iglesia hoy".

En esta Eucaristía anunció que en los próximos días viajará a Roma al haber sido convocado por el Colegio de Cardenales para participar en el Cónclave que elegirá al sucesor de Pedro.

“La Iglesia continúa. Les agradezco de antemano por sus plegarias. Estaré unido a ustedes en esta semana, desde Roma, recordándoles y contando con sus oraciones", dijo.

Nueve días de Luto

Terminada la Santa Misa, el atrio de la Catedral volvió a acoger a los fieles de Lima, quienes portando velas e imágenes de Juan Pablo II siguieron ofreciendo oraciones por el eterno descanso del Papa Grande.

En Lima se iniciaron los nueve días de luto -conocidos como novendiales por la tradición cristiana- que la Arquidiócesis de Lima ha establecido, del 3 al 11 de abril.

Durante estos días se ofrecerá diariamente la Santa Misa en todas las Parroquias y templos de la Arquidiócesis, por el eterno descanso de nuestro querido Papa.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]