Lima, 19 de agosto de 2005

 
   
 

¡El Perú, presente!, resuena en la JMJ Colonia 2005

La fe mueve montañas, y también corazones. Con el entusiasmo que los caracteriza, miles de jóvenes fueron despedidos por el Cardenal Cipriani y hoy viven la Jornada Mundial de la Juventud, Colonia – Alemania 2005. Un grupo destaca entre todos por sus colores rojo y blanco. Son peruanos y con su oración nos acercan a Benedicto XVI, y a Cristo.

S.S. Benedicto XVIJueves 18. Colonia, Alemania. La ciudad donde según la tradición están enterradas las reliquias de los Reyes Magos, resplandeció de alegría, entusiasmo y alboroto. Era el día esperado por los jóvenes del mundo, y también para los 60 peruanos que, venciendo las distancias geográficas, llegaron a esta jornada espiritual.

En esta ciudad alemana cumplieron uno de sus más grandes sueños: Estar cerca de Cristo, a través de su representante en la tierra: el Papa Benedicto XVI.

Por eso escucharon con atención el mensaje del Santo Padre: “J óvenes del mundo entero, hoy corresponde a vosotros la tarea de vivir el aliento universal de la Iglesia. Dejaos inflamar por el fuego del Espíritu, para que un nuevo Pentecostés renueve vuestros corazones”.

También quedó en ellos la frase: “ Queridos jóvenes, la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía”.

Las edades de nuestros compatriotas oscilan entre los 16 y 30 años. A pesar de cuan distintos son entre ellos, coinciden en los objetivos por los hoy son parte de la JMJ: profundizar más en la fe en Jesucristo, ser mejores cristianos, comprometerse más intensamente con la Iglesia y ser los centinelas del mañana.

Precisamente, por eso, desde el 15 de agosto, un día antes al inicio de la Jornada, decidieron vivir con mayor intensidad estos días a través de la oración y la lectura del Catecismo, que continuará hasta el 21.

Una experiencia de aventura

El éxito espiritual que esperan alcanzar es parte de una aventura que desde el 8 de agosto convirtió su sueño de estar cerca de Cristo, en una verdadera realidad, y en la que han vivido una gran experiencia al conocer lugares casi desconocidos para ellos.

Nuestros compatriotas llegaron a Alemania el lunes 8 de agosto para vivir el tiempo previo de preparación que requería este gran acontecimiento. También conocieron diversas ciudades hasta que el domingo 14 se dirigieron, por fin, a la localidad esperada: Colonia.

Al llegar, fueron alojados en casas de familias, y entonces empezó su preparación para esta semana llena de fe.

Además de este encuentro, Su Santidad volverá a dirigirse a los jóvenes, en un encuentro ecuménico, y estará con ellos en la Vigilia programada para el sábado, y en la Eucaristía del domingo, cuando culmine la JMJ. El Santo Padre también se reunirá con los seminaristas de todo el mundo, entre ellos algunos peruanos.

La delegación de peruanos tiene previsto estar en nuestra tierra entre el 24 y 25 de agosto. Llegarán con la alegría de haber vivido, a su edad, una experiencia única luego de recibir a Cristo en sus corazones. Ahora tendrán una gran misión: ser parte de la nueva evangelización.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]