Lima, 26 de agosto de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani:
“Sólo de Dios proviene la verdadera revolución”

Cualquier intento de cambiar el mundo será vano si no se busca la santidad

En la celebración del Día del Adulto Mayor, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, destacó la encomiable labor que realizan en el Perú, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Santa Teresa de Jesús Jornet dedicadas a recoger ancianos sin familia y sin medios de subsistencia . “Las obras pequeñas que favorecen al propio egoísmo no perduran, lo que da permanencia a las obras de Dios es su presencia”, manifestó durante la Santa Misa que ofició en la capilla del asilo ubicado en el distrito de Breña.

“Por ello el trabajo que realizan las hijas de Santa Teresa de Jornet crece y permanece, porque es una obra hecha con Cristo”, agregó el Primado al destacar el esfuerzo que en silencio y con cariño realizan a diario las abnegadas religiosas de esta comunidad. “Espero que existan más vocaciones porque esto conduce al cielo”.

Luego, el Cardenal Juan Luis Cipriani señaló que puede haber gente que hace mucho bien pero se desconoce si están haciéndolo por Cristo o están resolviendo un problema estrictamente personal. ”La religión no es una ideología, es el seguimiento fiel a Cristo”, agregó con firmeza el Pastor de Lima

“El reloj de la historia pasa rápido y borra en unos instantes los acontecimientos más grandes. El reloj de Dios es al revés; acontecimientos casi desconocidos trascienden por el amor con que se hacen, y esa obra pequeña, en apariencia, perdura en el tiempo ”, aseveró.

En ese sentido recordó recientes reflexiones del Papa Benedicto XVI acerca de cómo “sólo de Dios proviene la verdadera revolución, el cambio decisivo del mundo. En el siglo pasado hemos vivido revoluciones cuyo programa común fue no esperar nada de Dios. Añadió a continuación “Cuantos intentos de cambiar el mundo con la ideología, la mentira y el abuso, cuando los únicos y verdaderos reformadores que lo seguirán haciendo son los santos”.

“Es imperativo vivir bajo los conceptos del amor, la ética, la moral, la familia y la educación, para que los niños, jóvenes y ancianos, se sientan acogidos en este mundo, pero si dejamos que esa inmoralidad invada las calles, los medios de comunicación y otros lugares, lo único que haremos es dar mal ejemplo y alejar a los demás del camino hacia la santidad” concluyó.

Finalmente, invitó a los familiares de la victimas de la tragedia aérea dirigir la mirada al Cristo vivo, y rezar mucho a Dios, por sus seres queridos “porque la muerte nos enseña a vivir junto, estrechamente cerca a Él”.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]