Lima, 3 de enero del 2005

 
   
 

Arzobispo comparte alegría con comunidad de Manchay

En medio de un ambiente de alegría, el Cardenal Juan Luis Cipriani bendijo la carretera que desde hoy une a Manchay con el resto de la ciudad de Lima. La nueva vía que “cambia la vida” a los más de cuatrocientos mil pobladores de esta zona deprimida fue realizada por la Municipalidad Metropolitana.

Durante la ceremonia en la que participaron cientos de moradores, el Arzobispo Primado tuvo palabras de agradecimiento para el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, quien con “esta obra responde a las necesidades del pueblo y abre las puertas a muchas iniciativas”.

Asimismo, agradeció la labor promotora que realiza el Padre José Chuquillanqui con el apoyo de los entusiastas fieles de su comunidad parroquial. “No pararemos hasta que tengamos toda la pista y servicio de agua”, agregó el Purpurado con gran optimismo.

Por su parte, el Padre Chuquillanqui destacó la unión de todos para hacer de Manchay un lugar mejor para vivir. “Hoy hemos salido para agradecer a quienes trabajan por nuestro desarrollo y progreso”, señaló sin poder ocultar su emoción. Su discurso de agradecimiento culminó con sonoros aplausos de los moradores.

La violencia no conduce a nada

En diálogo con la prensa, el Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó su deseo de que los sucesos de Andahuaylas (Apurímac) se resuelvan de manera pacifica en las próximas horas. “La violencia no conduce a nada”, agregó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]