Lima, 9 de enero del 2005

 
   
 

Cardenal López Trujillo invoca a cultivar
los valores cristianos en el hogar

El Presidente del Pontificio Consejo para la Familia concelebró misa dominical en la Basílica Catedral de Lima

Una invocación a cultivar los valores en el hogar, hizo el Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, durante la Santa Misa que concelebró en la Basílica Catedral de Lima, con el Cardenal Juan Luis Cipriani.

En la Fiesta del Bautismo del Señor, el Cardenal López Trujillo recordó que este sacramento que se lleva a cabo por iniciativa de la familia, constituye la puerta de entrada a la Iglesia. “Son los padres los que solicitan por sus hijos formar parte de la Iglesia, donde todos sus miembros gozan de una comunión privilegiada con Dios”.

“En el Bautismo se nace a la más evidente divinidad de ser hijos de Dios”, continuó el Purpurado, quien invocó a los padres y madres de familia a mantener vivos los valores cristianos que deben ser inculcados a los hijos con la palabra y el ejemplo.

“Levanten a sus hijos siempre como un trofeo, allí está su mayor tesoro, pero también su mayor responsabilidad, porque esos hijos deben vivir, beber con la leche materna, las verdades fundamentales de nuestra fe, los valores fundamentales que le dan sentido a la vida”, expresó a los fieles que se congregaron en la Basílica Catedral.

Asimismo, el Cardenal -conocido por su encomiable labor en defensa de la familia-, invocó a las madres de familia, para que bendecidas por la Virgen María “sean verdaderas reinas de la ternura, la comprensión, el acompañamiento, el sacrificio, en un proyecto común de ternura y dedicación, al lado de sus esposos, como cónyuges y como padres”.

Señaló que las cabezas del hogar deben ser siempre testimonio de buenos cristianos, mucho más ahora que se pone en duda la familia y la vida. “Que en todos los hogares pongamos el sello fundamental de unos valores cristianos que por nada deben dejarse arrebatar”. Sino por el contrario sean “un destello de luz en un momento que haya oscuridad, zozobra”.

El pueblo de Lima está unido con Juan Pablo II

Al final de la celebración eucarística, el Cardenal Juan Luis Cipriani, pidió a su par llevar al Santo Padre todo el cariño del pueblo peruano. “Trasmítale que esta Iglesia en el Perú, en especial la de Lima, está totalmente unida a él, en la oración, en el trabajo y en esta defensa de la vida que ha convertido a Juan Pablo II realmente en un hombre muy especial”.

“En esta sencilla ocasión al acabar la misa, ponemos en sus manos este deseo de llevar al Papa nuestro cariño, nuestro agradecimiento y nuestra unión en oraciones. El pueblo de Lima está con Juan Pablo II”, agregó el Arzobispo Primado. Los fieles se unieron a este pedido brindando un caluroso aplauso.

En tanto, el Cardenal López Trujillo, cercano colaborador del Papa manifestó su cariño al pueblo peruano, al que recuerda siempre como “una comunidad orgullosa de su fe cristiana”.

Colecta solidaria

En un gesto solidario, la colecta que se recaudó hoy durante la colecta de las misas celebradas en las diferentes Parroquias y Templos comprendidos en el ámbito de la Arquidiócesis de la Lima, será destinado a las víctimas de la tragedia de Asia.

El dinero recolectado será remitido en los próximos días al Vaticano, para que ésta disponga la entrega de la donación.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]