Lima, 6 de febrero del 2005

 
   
 

Fieles limeños oraron por la salud
del Papa Juan Pablo II en Basílica Catedral

Cientos de fieles limeños oraron hoy por la salud del Santa Padre, durante la misa dominical celebrada en la Basílica Catedral. El Cardenal Juan Luis Cipriani pidió a Dios que acompañe y dé fortaleza a Juan Pablo II para que siga siendo la luz que ilumina el mundo.

Durante la homilía, el Arzobispo Primado dio gracias a Dios por la recuperación paulatina del Pontífice, quien esta mañana envió su bendición al mundo, desde una de las ventanas del Policlínico Agostino Gemelli de Roma, donde permanece internado desde el martes pasado.

Resaltando la entrega fiel de Juan Pablo II, el Cardenal Cipriani invocó a los fieles seguir su ejemplo de ser sal y luz para el mundo, predicando siempre con nuestras buenas obras. “Procuremos dar ejemplo en todas las cosas que hacemos cada día” y de esta manera, “seremos partícipes de la primavera de santidad que está próxima a venir”.

En ese sentido, resaltó que la Iglesia, guiada por el Santo Padre, es la gran luz de Cristo en el mundo. “T al vez no aparece en los medios de comunicación, no está en las grandes encuestas, pero realmente vemos que la Iglesia Católica es la sal que lleva ese modo de ver las cosas con más cariño, más justicia, más amor y más perdón”.

La Santa Misa es el centro del domingo

Al hacer referencia al Evangelio de hoy, el Purpurado destacó la importancia de iluminar a la sociedad viviendo la Santa Misa como el centro del domingo. “El Papa constantemente nos recuerda en este Año de la Eucaristía que el domingo es el día del Señor, día en el que la familia se reúne en su nombre”.

Señaló que si bien “esto evidentemente no está de moda”, cuando dedicamos un tiempo del domingo para ir al templo a escuchar la palabra de Dios, damos a nuestra vida de cristianos un modo muy especial y generamos un buen ejemplo en la sociedad.

“Poco a poco, con la gracia de Dios, cada día son más los que acuden a la Santa Misa, a la Confesión, los que reciben con el alma limpia la Eucaristía, los que rezan el rosario”, subrayó.

Tengamos una amistad íntima con Jesús

Asimismo, el Purpurado destacó la importancia de la oración para tener una amistad frecuente e íntima con Jesús en la Eucaristía. “Reza el Padre Nuestro despacio. Reflexiona en cada frase que dices y verás que empieza a haber una amistad con quién es la luz del mundo: Cristo”.

“No te separes de Él y de esa manera todos seremos para los demás un punto de referencia”, manifestó, al destacar la importancia de amar al prójimo. “Procura con tu propia vida dar ejemplo para que los demás puedan decir: todos tenemos defectos, pero me sabe comprender, me escucha, ayuda y corrige; es una luz para poder ir por el camino”.

Limpiemos nuestra alma durante la Cuaresma

Al final de la homilía, el Cardenal Cipriani invocó a los fieles a prepararse para la Semana Santa, durante la Cuaresma que se inicia esta semana con el Miércoles de Ceniza. “Poco a poco ve limpiando el alma, no te olvides: sé ejemplo en donde estés; sé luz, no oscuridad; sé alegría, no tristeza; sé amable, no vengativo; sé justo y ama la verdad, no la mentira”.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]