Lima, 9 de febrero del 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani inicia Cuaresma
instando a los fieles a dedicar más tiempo
y alegría a los ancianos, como lo señala el Papa

La Misa del Miércoles de Ceniza fue ocasión para que el Cardenal Juan Luis Cipriani instara a los fieles a reflexionar sobre el sacrificio de Cristo, y a unirse al llamado que el Papa Juan Pablo II ha destacado en su mensaje de Cuaresma, respecto a dedicar tiempo y alegría a los ancianos.

Durante la Eucaristía, que se celebró en la Casa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, el Arzobispo de Lima destacó el inicio de la Cuaresma, pues “nos invita a recorrer un camino espiritual, que nos prepara a volver a vivir el gran misterio de la muerte y resurrección de Jesucristo”.

Señaló que la preparación implica una oración más intensa y una mortificación más generosa, “pensando en que te unes a esa cruz del Señor, a través del trabajo y tu amor al prójimo”.

En su intervención, pidió escuchar más al Señor. “Él te está diciendo: acércate más a mí, aprende a quererme, aléjate de lo que pueda haber en tu corazón y no me agrada, como el pecado y los malos pensamientos”, refirió.

Al hablar de la conversión, dijo que ésta no debe hacerse para que la vean los demás. “Todo lo que hagas, hazlo por amor a Dios... no porque te parezca bien a ti o a los otros... Pídele al Señor un corazón nuevo para amar de un modo nuevo. Empieza así la Cuaresma, hazte ese propósito”, enfatizó.

Un tiempo para los ancianos

Dado que el Santo Padre, en su mensaje para la Cuaresma, ha pedido reflexionar sobre los ancianos, el Purpurado pidió mayor comprensión para acogerlos con más afecto.

“Que se sientan comprendidos, ayudados... que no se vean como un peso para su familia o la sociedad. Evita que vivan en una situación de soledad pues ahí se desaniman”, refirió.

De modo especial se dirigió a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, resaltando la labor que en el Perú desarrollan desde hace más de cien años. “El trabajo que ustedes realizan requiere una vocación muy especial, querida por Dios, porque hace felices a muchos ancianos”, les dijo.

Agregó que este trabajo tiene una condición: “No pensar en si es fácil o difícil, si te gusta o no. Sólo requiere de darte generosamente con paciencia, cariño y alegría... Por eso, dice el Papa: meditemos sobre qué importante es acompañar con comprensión a estos hermanos... Esto nos lleva a un conocimiento más profundo de Cristo”.

“Eres polvo y al polvo regresarás”

En este inicio de la Cuaresma, el Cardenal se refirió al significado del Miércoles de Ceniza. “Con la imposición que hace, el sacerdote te recuerda que eres polvo y regresarás al polvo”, explicó.

“Se trata de recordarle a la gente: saliste de la nada, del polvo... en el cementerio encontramos cajones de polvo, pero tu alma, esa vida, es eterna. Por eso, vive con intensidad tu trabajo, tu familia, tu descanso, pero no olvides que hay otra dimensión eterna”, mencionó.

Recalcando que será después de esta vida cuando el hombre encuentre la verdadera felicidad, pidió valorar que “nuestra vida es un don de Dios. Un día no la tendremos y el Señor nos llevará a la vida eterna... La vida es más importante que todo lo que hay”.

La Misa es la razón de ser de la Iglesia

Al celebrarse el Año de la Eucaristía, el Cardenal Cipriani mencionó la necesidad de conocer su significado ya que ésta es el núcleo y la razón de ser de la Iglesia. “No es un momento más... es el momento”, aclaró.

Mencionó que “de la Misa tiene que salir todo lo que necesitas para hacer el bien a los demás... Por eso debes vivir una conversión plena y prepararte para la Eucaristía”, concluyó.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]