Lima, 13 de febrero del 2005

 
   
 

Obispo pide orar por los enfermos,
en especial por los afectados de VIH

Con una Misa especial que reunió delegaciones de enfermos de distintos hospitales y clínicas, así como profesionales de la salud, voluntarios y ministros de la Pastoral de Salud, Lima se unió a los actos que realiza la Iglesia en el mundo, por la Decimotercera Jornada Mundial de los Enfermos.

La Eucaristía fue celebrada por el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Adriano Tomassi, quien recordó a la comunidad el pedido de Juan Pablo II referido a pensar en los hermanos enfermos, orar por ellos y sobre todo, tomar conciencia de quienes cargan con la cruz del VIH Sida.

“Cada vez son más numerosos. Merecen de nosotros el respeto, la compasión y el acompañamiento. Requieren que quienes están a cargo de la salud del país, busquen los medios para apoyarlos en su enfermedad”, expresó.

Al referirse a este tema, mencionó que “como cristianos debemos evitar toda forma de discriminación, y mas bien comprometernos todos para ayudarlos e incorporarlos a nuestras comunidades”.

Hizo además, un llamado para “superar cualquier ignorancia, pues muchas veces es fuente y causa de esta enfermedad; y tomar conciencia de que cuando el Magisterio de la Iglesia nos llama a vivir según la ley de Dios es para nuestra salvación humana y espiritual”.

El Prelado agregó que “no podemos dejarnos engañar por aquellos que pretenden, en nombre de una libertad absoluta, que sea aceptable atropellar las leyes de Dios y de la naturaleza”.

Ofrezcan su sufrimiento

Durante la celebración, en la que otorgó la Unción a los enfermos, Monseñor también saludó -a nombre del Cardenal, de los Obispos y sacerdotes- a los enfermos, “por esta cruz que vienen cargando con fe, al costado de Jesús que asciende al Calvario”.

Les pidió que “en ese Vía Crucis tengan siempre presente a esta Iglesia, sobre todo a sus sacerdotes”, y que “ofrezcan su sufrimiento por las vocaciones sacerdotales y religiosas”.

El Obispo Auxiliar agradeció también a quienes se encargan de cuidar a los enfermos, por el cariño que les brindan, en estos momentos de sufrimiento. “Recuerden que en ellos le sirven a Él... Que el Señor les acompañe en esta misión y les conceda la generosidad de servirle sin límite, con el mismo amor con el que Él nos amó y nos ama”, precisó.

Tiempo de Conversión

En este primer domingo de Cuaresma, el Obispo Auxiliar de Lima recordó que estos cuarenta días previos a la Semana Santa deben llamarnos a la conversión, a través de la penitencia y el ayuno, de la oración más intensa, de la limosna y actos de solidaridad hacia los hermanos más necesitados.

También se refirió a las tentaciones, precisando que hoy las encontramos en el materialismo y el consumismo exacerbado. “Nos hacen creer que sólo de pan vive el hombre, y que la necesidad material debe estar por encima de todas la necesidades... Eso no es verdad. El Papa lo dijo hace 20 años: Hambre de Dios sí; hambre de pan, no”.

“Nosotros, como Jesús, podemos ser tentados, sobre todo cuando creemos que tenemos el derecho de usar la ley de Dios de acuerdo a nuestros intereses y ventajas, y preferimos ser populares y estar a la moda, antes que seguir al Señor”, mencionó.

Ante esta explicación, hizo un llamado a la feligresía para que en este tiempo, “vayamos acercándonos al tribunal de la misericordia de Dios, y con humildad le pidamos perdón de los pecados para emprender una vida según el evangelio, buscando hacer siempre la voluntad del Señor”, concluyó.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]