Lima, 10 de junio de 2005

 
   
 

Una señal de fuego: más allá del incendio en el Santuario La Soledad

Detrás de cada hecho, siempre hay un mensaje. Luego del incendio del Santuario de Nuestra Señora de La Soledad, muchos hablaron de las pérdidas que se originaron. Pero la noticia tenía otro enfoque: pese a que las llamas destruyeron casi todo el templo, no tocaron al Sagrario. Dios se quedó con nosotros.

“Jesús nos dijo: Yo estaré siempre con ustedes... Efectivamente, ni el fuego que consumió en su mayor parte el Santuario de Nuestra Señora de La Soledad pudo alejarlo de nosotros”.

Con estas palabras el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Carlos García Camader, nos recuerda que pese a lo lamentable de la tragedia del domingo, que consumió 400 años de historia, había algo que rescatar... un gran mensaje.

“Ese día, alrededor de las 5:30 a.m., se desató un incendio que consumió el templo en su mayoría, tanto techos como paredes, altares, pinturas e imágenes”, refiere el Obispo.

“Los videos nos muestran las intensas llamas que se habían apoderado de la parte central del Santuario. Pese a ello, el retablo mayor donde está la Virgen de la Soledad, no fue tocado, la imagen fue recuperada casi intacta, sólo tenía un efecto de bronceado”, mencionó.

Lo maravilloso se reflejaría en lo que pasó con el Sagrario. “También estaba intacto, y cuando revisamos el copón ordinario que se utiliza en las misas diarias, nos dimos cuenta que tanto este elemento como las hostias consagradas que contenía, estaban intactos”, agregó.

La imagen del Cristo Yacente tampoco fue afectada por el fuego, salvo algunas partes. “El altar de la Virgen del Carmen desapareció, por ejemplo, pero lo que nos sorprende es que en el lugar donde el fuego ardió con fuerza, ni las imágenes ni el Sagrario hayan sido afectados”, agregó.

Jesús está a tu lado

Monseñor Carlos García reflexionó sobre este hecho poco difundido. “Es como si Dios nos dijera que pese a las dificultades, no se va a ir de nuestro lado... el fuego ardió y aquí lo tenemos, las llamas no lo consumieron”, dijo.

Al referirse a este mensaje, pidió a los fieles que nunca dejen de mirar a Jesús. “Él siempre está a nuestro lado, más aún en medio de las dificultades o cuando nos sentimos más solos”, dijo.

Destacó que para él, el hecho que las hostias consagradas no hayan sido dañadas con el fuego, debería llamarnos a valorar y acercarnos más a la Eucaristía. “Es la mejor forma de sentirnos más cerca del Señor, que nos acompaña en la adversidad”, concluyó.

Desde la colonia

El Santuario Nuestra Señora de la Soledad, data de la época de la colonia. Cuando se construyó el Convento de San Francisco, se cedió este templo para el culto de Nuestra Señora de La Soledad.

Ello tras una petición realizada por los barberos de la época que solicitaban un lugar para rendir culto y oraciones a Dios y a Nuestra Señora.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]