Lima, 12 de junio de 2005

 
   
 

El mundo nos pide a los católicos rezar,
estudiar nuestra fe, pero sobre todo,
dar ejemplo, señala Cardenal Cipriani

El Cardenal Juan Luis Cipriani hizo un llamado a los fieles para que asuman el llamado del Señor y sean verdaderos misioneros en un mundo en el que se hace necesario reflejar el amor de Dios por la humanidad.

Durante la Santa Misa Dominical, el Primado de la Iglesia en el Perú recordó que todos los bautizados tienen la misión y responsabilidad de anunciar a Cristo.

“La mies es mucha, los obreros pocos”, dijo, agregando que “el Señor te llama y espera tu respuesta. Por eso la Iglesia es misionera. Esto es lo que la gente espera de nosotros: háblame de Cristo, cuéntame cómo es Él, necesito escuchar esta palabra de esperanza y aliento”.

El Purpurado dijo que asumir esta responsabilidad es fundamental en la vocación de un verdadero cristiano. “Tenemos que anunciar a Cristo, algunos con una entrega total a través de la vida sacerdotal y religiosa, otros en su vida familiar y matrimonial, con sus hijos, sus padres, sus amigos. Es lo que hoy la Iglesia tiene urgencia de hacer”.

En su mensaje a los fieles destacó la Gran Misión Remar Mar Adentro que se realiza en la Arquidiócesis de Lima, para la cual, recordó, es importante formarse.

“Estudia tu fe, conoce a Cristo para que puedas explicarlo. Necesitamos conocer el catecismo porque para ir a conducir a otros hay que saber a dónde llevarlos. Ahí tenemos una tarea urgente pero también en el dar ejemplo porque es lo que el mundo nos pide. Si eres misionero y rezas, que se note en la manera en que te comportas, tu sacrificio, tu amistad, tu sonrisa”.

Lo primero es la oración

En la homilía, el Arzobispo de Lima recordó que la base de esta labor misionera está en la oración. “Hay que rezar para que el Señor envíe sacerdotes, personas a la vida religiosa consagrada y sobre todo para que despierte a todos los bautizados”.

En ese sentido pidió al Señor “que en esta Gran Misión haya muchos frutos, que envíe operarios al campo. Hace falta espíritus para que pregonen el amor de Dios. Iglesia sé misionera. Llevemos ese mensaje de palabra con el ejemplo y la oración”.

Instó a los jóvenes a no tener miedo de la llamada del Señor. “Él te necesita. No perderás tu vida porque recibirás alegría, paz y tranquilidad”, afirmó.

También se dirigió a Santa María. “Madre mía, llévanos por ese camino, hacia Jesús para que juntos podamos hablar de Cristo, y ser misioneros como es nuestra vocación serlo.

El Purpurado instó además a los fieles a acercarse al Señor a través de la Confesión y la Eucaristía. “Cristo es el remedio a la soledad porque te acompaña; es el remedio al pecado porque te perdona; es la solución a todos los problemas porque Él es la justicia y la sabiduría”
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]