Lima, 25 de marzo de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani:
“La pobreza no es un problema político,
es un problema moral”

Galería de imágenes
Hacer click sobre la foto para verla mejor.

Durante el tradicional Sermón de las Tres Horas oficiado en la Basílica Catedral de Lima, el Cardenal Juan Luis Cipriani lamentó la ausencia de las autoridades en las celebraciones por Semana Santa. Asimismo, demandó una mejor administración de los recursos del Estado en la lucha contra la pobreza.

“Nuestras autoridades no participan normalmente del misterio de nuestra fe, de un pueblo mayoritariamente católico. Son libres, claro que sí, pero qué pena que se vaya perdiendo una tradición de un país libre, tolerante, un país que acepta a todos y donde sus autoridades con gran respeto presidían la Semana Santa. Entendían que era un gesto de unidad con su pueblo y no un gesto político”, manifestó el Purpurado.

“Lamento que tantas veces en el mundo entero nos dé la impresión de que el poder civil tiene que enfrentarse a lo que es la enseñanza de Cristo”, puntualizó, al continuar con la reflexión de la última palabra de Jesús en la cruz: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

La pobreza no es un problema político, es un problema moral

El Arzobispo Primado señaló además que se requiere más solidaridad de quienes pueden remediar los problemas de la sociedad. “No podemos esperar eternamente que algún día podamos tener un mejor trato, una mayor dignidad”.

Al respecto, manifestó que actualmente se habla bastante de los pobres y se hace mucha campaña por ellos, pero que siguen allí y se multiplican cada día. “Es que no es un problema político, es un problema moral. Hay que ayudar más a los que no tienen, y generar más empleo, pero nunca corromper. Hay que usar bien el dinero que es de nosotros y que lo administra el Estado; estamos un poco hartos de tanta mentira”, enfatizó.

Ama al prójimo como a ti mismo

El Purpurado señaló que la Iglesia Católica tiene sus programas sociales, basados en la caridad de Dios, que dice: ama al prójimo como a ti mismo. “Por eso en sus programas de asistencia de ninguna manera se deja absorber por ningún tipo de programa político y no se deja hipotecar por ningún tipo de publicidad”.

En otro momento de la reflexión demandó a los peruanos levantar la voz porque el silencio cómplice permite que el mal, la mentira, la injusticia y el maltrato a la familia avancen. “No tengas miedo de lo que vayan a decir de ti, di la verdad, ama a los demás, pero no te dejes incorporar al silencio cómplice de los que quieren apartar a Dios de tu vida”.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]