Lima, 27 de marzo de 2005

 
   
 

En Domingo de Resurrección,
Cardenal Cipriani recuerda que
“el centro de la vida cristiana es la misa dominical”

Galería de imágenes
Hacer click sobre la foto para verla mejor.

Al hacer un llamado a vivir de manera auténtica la fe que Cristo nos ha regalado con su Resurrección, el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, invocó a los fieles cristianos a hacer de la Santa Misa dominical el centro de sus vidas.

Durante la celebración de la Pascua de Resurrección, el Purpurado s eñaló que de esta manera, cada cristiano vive esa visión de fe que “calma nuestras necesidades, satisface la inquietud del corazón y lleva a la humanidad por caminos de paz, de justicia y de solidaridad”.

“Este modo de ser cristiano, en esta fiesta de la Resurrección deja una clave, la Misa dominical sella el modo de vivir de los cristianos en el mundo contemporáneo. Y eso se nota en el modo de hablar, de pensar, de trabajar, de decidir”, destacó.

Asimismo, instó a la feligresía a vivir la fe de manera intensa. “Vivamos con una fe más viva, que de testimonio en nuestro trabajo, en nuestras obras, en nuestras palabras. Que no solamente sea una fe de que uno se pone en el templo y se quita en la calle. Que sea una fe que impregna toda nuestra vida, para todos los hombres y para todas las condiciones”.

El oficio religioso que congregó a cientos de fieles en la Basílica Catedral de Lima, fue concelebrado por Monseñor Rino Passigato, Nuncio Apostólico de Su Santidad, y los Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis de Lima, Monseñor Carlos García y Monseñor José Antonio Eguren.

Unidos en oración por Juan Pablo II

En otro momento de la homilía, el Cardenal pidió al pueblo peruano unirse y orar por la salud del San Padre, quien pese a sus esfuerzos, esta mañana no pudo pronunciar la bendición urbi et orbi.

“El Señor habla más con el silencio. Unámonos a este momento tan especial del amor de Dios que se expresa en el Papa Juan Pablo II. Pidamos más que nunca para que el Señor lo conforte, lo fortalezca”.

“Es la petición de unos hijos agradecidos, a un padre común, que nos está mostrando cómo es el amor de Dios con él y con nosotros. Hagamos de ese silencio del Papa una misión apostólica, tu y yo vayamos por el mundo diciendo: ¡Ha resucitado el Señor, aleluya, aleluya, aleluya!”.

Cristo Resucitado y Ntra. Sra. de la Alegría

La Santa Misa de Pascua de Resurrección fue presidida por las imágenes del Cristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría, las que fueron llevadas en procesión y colocadas a ambos lados del altar mayor de la Catedral. Mientras que el Cirio Pascual, encendido ayer durante la Vigilia del Sábado de Gloria, permanecerá encendido cerca del altar durante todo el Tiempo Pascual, como símbolo del triunfo de Cristo sobre la muerte.

Finalizado la celebración eucarística, la venerada imagen de Nuestra Señora de la Alegría fue llevada en procesión al Monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas de Barrios Altos. Allí permanecerá hasta el próximo Domingo de Pascua, día en que nuevamente recorrerá las calles para acompañar a los fieles en su encuentro con Cristo Resucitado.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]