Lima, 03 de noviembre de 2005

 
   
 

Cardenal Cipriani: Estamos asistiendo a un nuevo despertar de la vida eucarística de la Iglesia”

El Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú presidió la Misa Inaugural de la XXII Asamblea General Latinoamericana del Movimiento Familiar Cristiano , en la Basílica y San tuario de Santa Rosa.

Concelebraron, Monseñor Salvador Piñeiro, Obispo Castrense del Perú y el Padre José Majadas, asesor del Movimiento Espiritual Cristiano de Panamá, y sacerdotes representantes de los países miembros.

El Pastor de Lima en su homilía invocó fervorosamente al Espíritu Santo para que esta importante reunión contribuya a renovar con especial ardor esa tarea de evangelización de la familia en Latinoamérica.

Al referirse a nuestra fe manifestó que el Señor nos dice que ahí donde está un hijo de Dios, una persona, imagen y semejanza, ahí esta Él. “Pero a veces nosotros somos duros, porque si viéramos a Jesús actuaríamos de otro modo. ¿Por qué el mundo de hoy no cree? ¿Por qué es tan desconfiado? ¿Por qué presumo que sino no me hace un milagro no creo en Él?”.

“Realmente nos jugamos la vida eterna y apostólica en esa gran propuesta de la fe. La fe es un don de Dios y una tarea también. Ese maravilloso don pídeselo con humildad y constancia una y otra vez. El Señor nos pide cultivar la fe, profundizarla y practicarla”, explicó.

Debemos preguntarnos: ¿Creemos de verdad? “Porque si creemos y estamos en esta Eucaristía, realmente no hay ningún motivo para no salir después de escuchar la Santa Misa con una misión llena de esperanza y optimismo, pues Cristo nos confirma y está con todos nosotros”.

Asimismo refirió que nuestro recordado Papa Juan Pablo II, cuando decretó el Año de la Eucaristía decía: Si al final de este año, se toma más conciencia de la misa dominical y se practica mejor la adoración al Santísimo, ya habrá valido la pena ese año”.

Hermanos ahí tenemos ese punto de referencia para ver cómo respondo ante este inmenso don de la Eucaristía que se apoya en el don de la fe”, puntualizó. 

Un nuevo despertar de la Iglesia

Manifestó también que necesitamos luchar con las armas que nos ha dado Jesús: la oración y los sacramentos. “Desde ese punto de apoyo me atrevo a decir que estamos asistiendo al despertar de una vida eucarística de la Iglesia. Después de una década de cierta oscuridad se empieza a ver las primeras luces de un nuevo amanecer”.

En ese sentido, exhortó a los fieles a no ser los últimos en enterarse de este nuevo despertar de la Iglesia. “Miremos fijamente a Cristo en la Cruz, sigamos de cerca al Santo Padre, oremos, y acerquémonos a la Eucaristía con mayor amor”.

“Recuerdo a este movimiento familiar cristiano que con tanta ilusión emprendieron esos sacerdotes y esas parejas, pero desgraciadamente vino una época oscura que los tuvo en confusión. Pero ahora nuevamente van retomando esas raíces de sus inicios, las que siempre fueron la razón de ser de su presencia en la iglesia. Esa sí que los animo a todos a ese despertar en Cristo”, agregó.

Al final de su homilía invitó a todos los presentes a no vivir de nostalgias porque Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre. “Por eso de la mano de Él, de María y José, encomiendo vivamente para que este encuentro sea un punto de partida de un relanzar, con mayor fuerza, de este apostolado urgentísimo de la familia”.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima][Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]